email print share on facebook share on twitter share on google+

VENECIA 2018 Biennale College Cinema

Crítica: Zen sul ghiaccio sottile

por 

- VENECIA 2018: El filme de Margherita Ferri sobre la identidad sexual no explora territorios nuevos

Crítica: Zen sul ghiaccio sottile
Eleonora Conti y Susanna Acchiardi en Zen sul ghiaccio sottile

Durante varios años ya, el cine ha abordado el tema de la identidad sexual con libertad y con rigor. Se ha enfocado en ciertos problemas para enfrentar y superar prejuicios en contra de individuos bisexuales, transgénero, gays y lesbianas, y también con el objetivo de alentar a personas con una orientación sexual distinta a la de la mayoría heterosexual a que lleguen a conocerse a sí mismos y a que compartan sus emociones y las historias que les resulten importantes. Como prueba de esta tendencia tenemos la multiplicación de los festivales de cine enfocados en temas LGBT en ciudades importantes de Europa y de todo el mundo, algunos de los cuales están consiguiendo tanto éxito y respeto como los festivales comunes.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Zen sul ghiaccio sottile [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, dirigida por Margherita Ferri y producida por Articolture (Gli Asteroidi [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Germano Maccioni
ficha del filme
]
), pertenece a este movimiento y fue desarrollada como parte del Biennale College Cinema, la iniciativa estratégica de la fundación Biennale de Venecia que busca formar a jóvenes cineastas de todo el mundo. La directora, que obtuvo una Mención Especial por el libreto de Zen sul ghiaccio sottile en el Premio Solinas del 2013, habla de su primer largometraje de ficción como una historia dentro de la delgada línea entre querer pertenecer y querer ser uno mismo incondicionalmente; se enfoca en los retos y las inquietudes que enfrentan aquellos que no encajan en las identidades y la heteronormatividad de nuestra sociedad.

La protagonista es Maia Zenardi (Eleonora Conti), conocida como Zen, una chica introvertida y desconfiada de 16 años que vive en un pequeño pueblo de las montañas en Emilia-Romaña, en un hermoso parque regional en la provincial de Módena. Zen es la única mujer en el equipo local de hockey y aspira ser parte del equipo nacional pero sus compañeros de equipo y de clase la molestan constantemente, llamándola “media mujer, lesbiana mediocre y una perra”, tampoco tiene una buena relación con su madre (Fabrizia Sacchi). Zen, quien realmente no es muy zen, está cansada del mundo; de hecho, el filme comienza con esta mostrándole el dedo corazón al cielo. El conflicto que aflige a esta joven se explica en las primeras líneas de diálogo del filme. La única persona que parece entender a Maia es Vanessa (Susanna Acchiardi), la novia de uno de los jugadores del equipo de hockey, esta escapa de su casa y se esconde en la posada de la madre de Maia. Una relación nace entre las dos adolescentes, ambas se sienten al margen de la sociedad, y Maia finalmente siente que tiene a alguien en quien puede confiar.

La directora contrasta la historia con tomas de la naturaleza en los alrededores y de glaciares que se rompen, estos representan la futilidad de la ira de Maia. Incluso cuando juega hockey, un deporte bastante difícil, todo es plástico, y la ropa deportiva de la protagonista la protege del mundo externo como si se tratara de una armadura. 

Eleonora Conti ciertamente es el rostro “correcto” para esta historia pero las actuaciones que más bien parecen perjudicar el filme también lo invalidan; el joven elenco no es el indicado para este proyecto. Pero el aspecto menos convincente del filme es quizás el galardonado guion, porque nunca llega a explorar ideas nuevas, reduce la trama a una monótona historia sobre adolescentes. En resumen, el filme no logra hacer lo que otros filmes italianos han conseguido con éxito, otros tales como Arianna [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Carlo Lavagna
ficha del filme
]
de Carlo Lavagna, el cual nos transporta al delicado mundo de la intersexualidad, o Vergine giurata [+lee también:
crítica
tráiler
Q&A: Laura Bispuri
ficha del filme
]
de Laura Bispuri, en el cual la protagonista se ve obligada a deshacerse de su individualidad como mujer al fingir que es un hombre en un pequeño pueblo de las montañas en Albania para poder gozar de los mismos derechos que estos. Estas sí son historias poderosas y originales que pueden competir con filmes recientes sobre la identidad de género dirigidos por personas como François Ozon, Tom Hooper, Xavier Dolan, Gus Van Sant, Céline Sciamma, Lucía Puenzo y muchos otros.

Zen sul ghiaccio sottile será distribuida en Italia por Istituto Luce Cinecittà.

(Traducción por Javier Campos)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.