email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

VENECIA 2018 Semana Internacional de la Crítica

Crítica: You Have the Night

por 

- VENECIA 2018: En su primer largometraje, Ivan Salatić proporciona debilidad y desolación a un espacio en donde la vida está a punto de desaparecer

Crítica: You Have the Night

La película habla de un lugar, pero es en otro sitio donde la historia empieza: comienza en el mar, en un barco donde los turistas sin literas duermen donde pueden con sus equipajes como almohadas, formando pequeños promontorios, arrullados por el rumor del motor. En la mañana mientras limpian las cabinas, Sanja escucha a su colega hablar sobre un país lejano, sobre la fragmentada familia que ha dejado atrás, y sobre un nuevo país, todavía desconocido, donde decidirá quedarse. En tierra, Sanja deambula sola por las sucias calles, con su bolso azul en el hombro. Sin hacer preguntas, una casa de acogida le ofrece una habitación: después de todo, ella es también una migrante sin contactos en Italia, aunque a diferencia de otros pensionados, ella está de camino a casa.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

El resto de You Have the Night [+lee también:
tráiler
entrevista: Ivan Salatić
ficha del filme
]
de Ivan Salatić, presentada en la Semana Internacional de la Crítica de Venecia, sucede en Montenegro, alrededor de un enorme astillero en Bijela, que ha sido abandonado poco a poco, dejando recaer en el silencio y la ociosidad a toda una comunidad. Sin embargo, como el Mediterráneo, oscuro y poderoso, la impresión de este prólogo melancólico permanece en el horizonte, igual que todos los motivos que ofrece, a menudo sin necesidad de recurrir a las palabras, que simplemente nos deja contemplar en silencio un universo marchito, atormentado por una profunda tristeza y abatimiento que se cuela en el alma del espectador y permanece mucho después de que la película se termina, y que es su verdadera esencia. You Have the Night no gira en torno a una trama porque es precisamente una obra acerca de la ausencia de argumento, que revela una historia más amplia: un sueño industrial en ruinas, sobre un lugar nutrido de promesas futuro que se han abandonado dando paso a la incertidumbre existencial (Europa, la transición, la muerte, el deambular de personajes que no son nada más que cuerpos en un vertedero).

A la vuelta de Sanja a su pueblo, nos encontramos con los otros miembros de su familia, ni del todo derrotada, ni completamente reconstruida, que representan tres generaciones: el abuelo, que sin la mano de obra, impulso colectivo, no tiene "nada" y se encuentra deambulando como un espectro shakesperiano; la del niño que se aburre, solitario, tácito y pasivo; y luego la generación intermedia, que vive reparando lo que queda del resplandeciente "gigante" naval, orgullo de Yugoslavia. Esta generación particular parece acorralada, irrevocablemente atrapada entre dos vacíos dentro de un espacio intermedio, donde el aire comienza a faltar, una situación insostenible bien acentuada por un interesante juego de contrapunto entre opuestos (día/noche, naturaleza/atisbos de civilización, pasado/futuro) que se fusionan entre sí, en el mismo gris que envuelve la imagen como un velo de bruma a lo largo de la película.

Salatić se apoya en este primer largometraje sobre una retórica de la debilidad muy eficaz, por su propia admisión un poco bressoniana en la forma de utilizar los personajes y de hacerlos evolucionar en el espacio, y luego ir haciéndolos desaparecer poco a poco como un carguero que sale de un puerto para hundirse en la noche, fuera de campo.

You Have the Night fue producida por Meander Film (Montenegro) y Non-Aligned Films (Serbia) con el apoyo del Ministerio de Cultura y del Centro de Cinematografía de Montenegro, de Film Center Serbia y del Doha Film Institute (Catar).

(Traducción por Mariela Cordero García)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.