email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

VENECIA 2018 Fuera de competición

Crítica: Driven

por 

- VENECIA 2018: Nick Hamm nos deja con ganas de algo más sustancial en la película que cierra el Festival de Venecia

Crítica: Driven
Jason Sudeikis y Corey Stoll en Driven

En Driven [+lee también:
tráiler
entrevista: Nick Hamm
ficha del filme
]
, un brillante biopic sobre John DeLorean, el infame magnate de los automóviles inmortalizado en la máquina del tiempo de Regreso al futuro y acusado de traficar con cocaína (hecho real) salvar su incipiente negocio, Nick Hamm hace lo que haría cualquiera en su lugar: inspirarse en Scorsese. La película ha sido seleccionada para cerrar el Festival de Cine de Venecia, fuera de competición.  

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Aunque la historia, escrita por Colin Bateman, pueda parecer otro ambicioso intento de “gran drama americano” debido a la inexplicable debilidad de Hamm por las escenas en cámara lenta y los bigotes, además de una estructura demasiado familiar, termina convirtiéndose en una obra risible y relativamente fácil.

Hamm tiene experiencia en narrar amistades masculinas inesperadas, como hizo en  The Journey [+lee también:
crítica
tráiler
ficha del filme
]
(2016), donde los archienemigos políticos Ian Paisley y Martin McGuinness deciden dejar a un lado sus diferencias tras compartir un traslado al aeropuerto. En esta ocasión, DeLorean (Lee Pace con el peluquín más ridículo de este lado de Westeros) se hace amigo de un ex presidiario convertido en informante del FBI, Jim Hoffman (Jason Sudeikis). Pero sin mucha química, probablemente por ese peluquín, que hace que los riesgos no parezcan tan altos, ni la traición tan dolorosa. Si consiguen captar tu atención, la historia trata de dos delincuentes vestidos de poliéster que intentan aventajarse el uno al otro, mientras Judy Greer, que vuelve a interpretar a la esposa de un hombre con problemas, grita “¡Pero es tu amigo!”. Dicho esto, la película podría encajar perfectamente en la “trilogía idiota” de los hermanos Coen. Hagámoslo.  

Hamm se divierte con los detalles de una historia ambientada en California en los años 80: fiestas opulentas, ropa extravagante y actores bronceados. Sin embargo, se desinfla rápidamente debido a los comentarios ingeniosos de los niños (que nunca son buena idea) y a la importancia excesiva que se le da a los coches. En resumen, Driven podría verse como un equivalente cinematográfico de ese famoso pavoneo de John Travolta en la primera escena de Fiebre del sábado noche: dinámica, ocasionalmente entretenida y algo presumida, pero francamente dispersa.

Driven es una coproducción entre Reino Unido, Estados Unidos y Puerto Rico, llevada a cabo por Piers Tempest de Tempo Productions, Luillo Ruiz de The Pimienta Film Company, Brad Feinstein y René Besson. Embankment Films, con sede en Londres, gestiona las ventas internacionales.

(Traducción del inglés por Carolina Benítez)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.