email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

TORONTO 2018 Special Presentations

Crítica: Papi Chulo

por 

- TORONTO 2018: El director irlandés John Butler echa piedras sobre su propio tejado con una dudosa buddy movie ambientada en California

Crítica: Papi Chulo
Matt Bomer en Papi Chulo

El tiempo es cálido en California, pero hace frío en el corazón de Sean (Matt Bomer), que trabaja como meteorólogo en una cadena de televisión local. La causa de sus problemas se hace evidente cada vez que mira el teléfono y ve una foto de su ex pareja. En la interpretación de Bomer podemos apreciar un aire de tristeza que nos recuerda al Jim Carrey de El Show de Truman, ya que su personaje también trata de lidiar con la dura realidad mientras el resto del mundo parece ajeno a sus problemas. Después de sufrir una crisis en directo, Sean decide tomarse un tiempo libre para seguir con su vida, lo cual resulta especialmente difícil cuando todo lo que le ocurre tiene un aire cursi y recargado. En Papi Chulo, el director irlandés John Butler utiliza un sentido del humor bastante pueril, basado en las insinuaciones y los dobles sentidos. Para disfrutar plenamente de la película, proyectada en las Special Presentations del Festival Internacional de Cine de Toronto, es necesario tener un umbral de tolerancia relativamente alto para las comedias empalagosas y los estereotipos.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Cuando necesita a alguien para pintar la terraza de su preciosa casa en las colinas de Los Ángeles, Sean escoge a Ernesto (Alejandro Patiño), un inmigrante mexicano que hace cola junto a otros trabajadores al estilo de La ley del silencio, sólo que en esta ocasión en lugar de gente blanca de clase humilde son mexicanos indocumentados los que buscan desesperadamente un trabajo. A partir de este momento, las cosas empiezan a mejorar para Sean. A pesar de que la película mantiene un tono ligero, haciendo referencias a cintas como Paseando a Miss Daisy, Butler utiliza la “amistad” entre los protagonistas para apuntar ciertos privilegios relacionados con la clase social y la raza. Por otra parte, el director incluye comentarios que están totalmente fuera de lugar, como la insinuación de que los inmigrantes carecen de conocimientos sobre cocina internacional. Sin embargo, el verdadero fracaso de la película a la hora de ofrecer una crítica social consiste en la falta de profundidad del personaje de Ernesto. Casi no conocemos nada acerca de su vida, más allá de las cómicas llamadas de teléfono que mantiene con su mujer y una gran fiesta mexicana que Sean acaba arruinando. Por otro lado, uno de los aspectos más originales de la película reside en la tolerancia e indulgencia con la que Ernesto trata la homosexualidad de Sean, mientras que este se obsesiona al respecto. El deseo de Butler por excusar el comportamiento de Sean mediante una revelación final es un reflejo preocupante, aunque posiblemente acertado, de la división racial y de clase en Los Ángeles.

Papi Chulo es la tercera película del director irlandés y la primera en estar ambientada en Estados Unidos. Cuando la comparamos con sus obras anteriores, Handsome Devil [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
The Stag [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, la dirección de Butler parece la de alguien totalmente ajeno. Su última propuesta carece de los matices y la percepción que marcaban sus primeros relatos sobre amistades improbables, apoyándose demasiado en una comedia torpe para suplir las carencias de la película.

Papi Chulo es una producción irlandesa de Treasure Entertainment. Su agente de ventas internacionales es Bankside Films.

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.