email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

TORONTO 2018 Discovery

Crítica: Summer Survivors

por 

- TORONTO 2018: La directora y guionista lituana Marija Kavtaradzė firma un debut emotivo e inspirador que explora la enfermedad mental desde una perspectiva realista y positiva

Crítica: Summer Survivors
Paulius Markevičius y Gelminė Glemžaitė en Summer Survivors

La directora y guionista emergente lituana Marija Kavtaradzė ya ha dirigido varios cortos; uno de los últimos, I’m Twenty Something, se hizo con el premio a mejor película estudiantil en la edición 2015 de los Premios de la Academia de Cine de Lituania. Como guionista, coescribió el primer largo de Andrius BlaževičiusThe Saint [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Andrius Blazevicius
ficha del filme
]
, que tuvo una gran acogida en su país. Summer Survivors [+lee también:
tráiler
entrevista: Marija Kavtaradzė
ficha del filme
]
, debut en el largometraje de Kavtaradzė, se prestrenó mundialmente en la sección Discovery del 43er Festival Internacional de Cine de Toronto.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

La ambiciosa veinteañera y psicóloga investigadora Indrė (Indrė Patkauskaitė) acaba de incorporarse al equipo de una clínica importante de Vilna. Un joven paciente, Paulius (Paulius Markevičius), que tiene trastorno bipolar, debe ser trasladado a otro centro, en la localidad costera de Palanga. A Indrė le encargan llevarle hasta allí en coche, y ella acepta a regañadientes, con la condición de que le concedan más privilegios. También le piden que se lleve a Justė (Gelminė Glemžaitė), una joven que está recibiendo tratamiento después de un intento de suicidio, así como a la enfermera jefe de la clínica, Danguolė (Vilija Grigaitytė). Los cuatro forman un curioso grupo que se embarcará en un inesperado road trip que, más allá del viaje hasta el mar, les proporcionará una ocasión para revelar sus propias luchas interiores y sus esfuerzos para sobrevivir.

Kavtaradzė ha logrado un film extraordinariamente sensible y conmovedor. Aunque aborda un tema extremadamente duro, los diferentes aspectos de las enfermedades mentales, logra mantener su humor y su carácter despreocupado, ofreciendo una perspectiva inédita sobre un mundo que suele pintarse de un modo mucho más oscuro. Summer Survivors no es otro drama desolador sobre el sufrimiento de los pacientes, sino que retrata su valentía y determinación a vivir una vida que no esté dominada por sus enfermedades. El director lleva al espectador extremadamente cerca de los héroes; las invisibles batallas mentales de estos siguen presentes, pero no se retratan con distancia. Solo son un elemento más de la personalidad de cada uno.

Aunque tienen personalidades tan diferentes (casi opuestas), los tres protagonistas principales deberán aprender a convivir durante este largo viaje. La actitud siempre cambiante y extrovertida de Paulius contrasta con la timidez silenciosa y reservada de Justė, y hasta Indrė se verá obligada a abrirse a los demás, a pesar de su falta de ganas de comunicarse. Todos alcanzan un equilibrio agridulce, incluso cuando alguno de ellos traspasa los límites de los demás; cuando esto sucede, no hay manipulación, sino un proceso natural y emocional que proporciona una cierta catarsis tanto al espectador como a los héroes.

Summer Survivors es una aproximación honesta a los temas de salud mental. Gracias a las interpretaciones orgánicas del reparto, este sentido del realismo pasa sin esfuerzo al primer plano, imbuyéndose de un tono inspirador y sin pretensiones. Los elementos de drama siguen estando presentes, pero el humor seco y normalmente sarcástico, junto con la ligereza del viaje, resulta en un impacto final desbordantemente positivo. El planteamiento seguro y fresco de Kavtaradzė también deja que la cinta respire, tanto visualmente, a través de los espacios abiertos filmados por Laurynas Bareiša y Vytautas Katkus, como narrativamente, pues los momentos "incómodos" de silencio y las incesantes conversaciones potencian la sensación de naturalidad.

Mezclando la melancolía con interpretaciones conmovedoras, provocando además alguna risa con el tema tabú de la enfermedad mental, Summer Survivors ofrece una historia sorprendentemente franca que atrae al espectador y le invita a convertirse en un pasajero más de este optimista road trip veraniego que aspira a superar los prejuicios sociales.

Summer Survivors es una coproducción lituana de Marija Razgutė (M-Films) junto con Klementina Remeikaitė (Afterschool). La compañía griega Heretic Outreach se encarga de las ventas internacionales.

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.