email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

TORONTO 2018 Discovery

Crítica: Gwen

por 

- TORONTO 2018: Una niña tendrá que madurar demasiado rápido en el terrorífico debut del británico William McGregor

Crítica: Gwen
Eleanor Worthington-Cox en Gwen

Gwen es una película de miedo ambientada en Gales que se mueve en esa terrorífica tierra de nadie entre Lady Macbeth [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: William Oldroyd
ficha del filme
]
, de William Oldroyd, y The Witch [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, de Robert Eggers; un provechoso territorio en el que moverse, a juzgar por el éxito tanto en salas como festivales de estas dos cintas. Proyectada en la sección Discovery del Festival Internacional de Cine de TorontoGwen es además el debut revelación de Eleanor Worthington-Cox, que interpreta el papel protagonista. 

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

William McGregor, que se estrena en el largo como guionista y director, retrata toda una época contando una historia sobre mujeres que tratan de sobrevivir en una ladera en el siglo XIX, cuando la mayoría de los hombres, incluyendo el padre de Gwen, están lejos, en la guerra. Este pavoroso drama, que se narra desde la perspectiva caprichosa de Gwen, gira en torno a la relación de amor-odio que tiene con su madre, Elen (una terrorífica Maxine Peake), los halcones capitalistas que otean el pueblo y el trato que hace con el médico local para conseguir alcohol (magistral la elección del actor negro Kobna Holdbrook-Smith para este rol). Hay amantes de los animales que posiblemente preferirán no ver la cinta, pues hay una escena ecuestre que no tiene nada que envidiar a El Padrino, y varias ovejas y cabras mueren de forma sangrienta. 

Ambientada principalmente en una ladera llena de niebla, la historia cuenta la lucha desesperada de Elen para que los especuladores no se aprovechen de la ausencia de su marido para obligarle a vender su casa; está claro que estos patanes  especuladores, que planean construir una cantera, nunca han visto un film de terror, pues sabrían que una cabaña solitaria en una colina rodeada de niebla no puede traer nada bueno. La capacidad de Elen para librarse de ellos se ve mermada por el declive de su salud: sufre ataques, y es pobre en unos tiempos en los que una familia vecina ha muerto de cólera y las patatas se pudren en el suelo. Entonces, la frágil Gwen, a quien vemos por primera vez contemplando el valle con tristeza, tendrá que madurar y cuidar tanto de Elen como de su hermana pequeña, Mari.

Gwen se ofrece para ir al mercado, donde su falta de experiencia la convierte en presa fácil. Es un mundo siniestro, y esto se refleja en los elementos tradicionales de terror que presenta el diseño de sonido, como murmullos que suenan como el viento o el estruendo de las máquinas. Gwen comienza a creer que hay fuerzas sobrenaturales que trabajan contra su familia, e imagina bestias y espectros en sus sueños. La iglesia es el principal punto de entrada a la vida pública, donde se refuerzan las ideas del bien y el mal. Pero ¿en qué lado están Gwen y su madre? Por desgracia, a pesar de todos estos elementos fascinantes, McGregor no logra hilarlos para construir un último acto que fuera épico y que estuviera a la altura de esta versión antipatriarcal y atmosférica del cine de terror pagano. 

Gwen es una producción británica de Endor Productions Ltd, el BFIGreat Point Media y Ffilm Cymru Wales. Las ventas internacionales están a cargo de la agencia británica Great Point Media.

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.