email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

SAN SEBASTIÁN 2018 New Directors

Crítica: Noviembre frío

por 

- SAN SEBASTIÁN 2018: El primer largo del kosovar Ismet Isajina es la conmovedora historia de un hombre que lo sacrifica todo por su familia

Crítica: Noviembre frío
Adriana Matoshi y Kushtrim Hoxha en Noviembre frío

Es 1992, estamos en Priština. Yugoslavia se desmorona, mientras que la guerra asola Croacia y amenaza con extenderse a Bosnia. El dictador serbio Slobodan Milošević afianza su dominio sobre la autonomía de Kosovo, los albaneses pierden sus trabajos, así como instituciones educativas en su propio idioma, y el movimiento por la independencia gana apoyos. Todavía faltan años para la guerra, pero ya es hora de elegir bando: ¿quién es un verdadero patriota albano, quién es un espía serbio?

En Noviembre frío [+lee también:
tráiler
entrevista: Ismet Sijarina
ficha del filme
]
, de Ismet Isajina, que se proyecta en la sección New Directors del Festival de San Sebastián, Fadil (Kushtrim Hoxha) es padre de dos hijos y marido de Hana (Adriana Matoshi, The Marriage [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Blerta Zeqiri
ficha del filme
]
), trabaja en una empresa con una línea de negocio indeterminada a la que llega un nuevo jefe, el serbio Nikola, interpretado con su habitual acento de Sarajevo por la estrella bosnia Emir Hadžihafizbegović —los espectadores internacionales no se darán cuenta, pero para el público local, esto tendrá un gran impacto sobre la ilusión cinematográfica—. Todos los compañeros albanos de Fadil se van de la empresa, incluyendo su primo Arsim (Fatim Spahiu), pero Fadil teme perder el sustento de su familia y decide quedarse en su puesto.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Esto le vale el apodo "traidor serbio", y la comunidad albana le relega al ostracismo. El hijo adolescente de Fadil es acosado en el colegio, su mujer pierde su trabajo como cuidadora del hijo con problemas mentales de un amigo, y la familia decide mudarse a Zagreb. La peor parte de la guerra en Croacia ha pasado; ahora Bosnia está ardiendo, y el hijo del compañero de trabajo serbio de Fadil es llamado a filas. 

Todos los días, en el telediario serbio de la noche, aparecen revueltas de albanos que protestan por la propaganda desaforada, golpeando cacerolas y tuberías de radiadores... Hasta que uno de los vecinos serbios se asoma al balcón y dispara una pistola. Entonces se impone con frecuencia el toque de queda. Priština se sumerge en una constante atmósfera de miedo, y a Fadil se le acaban las formas de dar de comer a su familia y no perder su dignidad. 

Filmada de forma experta en formato académico por Sevdije Kastrati (The Marriage), la cinta evoca un fuerte sentimiento de claustrofobia y desesperación. Un par de escenas en la que vemos en primer plano el rostro de Fadil permiten que el espectador se identifique con sus penas, particularmente gracias a la poderosa y sutil interpretación de Hoxha. 

El diseño de producción y los detalles de época son impecables, con ropas de color beis y oficinas y apartamentos de clase media al estilo de los 80. La música (compuesta por Petrit Çergaxhiu)juega un papel esencial, y "Cold November" ("Noviembre frío") es de hecho una canción escrita por el propio Fadil, que la toca a veces con una guitarra acústica. En una de las muchas decisiones inspiradas de montaje que ha tomado el macedonio Vladimir Pavlovski, durante una escena emotiva en la que aparecen Fadil y Hana, se pasa del acústico a un arreglo casi hardcore, a medida que el entorno cambia desde su dormitorio al tren en el que viajan a Belgrado para que a ella le inspeccionen un bulto en su pecho. 

Pero a pesar de la poderosa carga emocional de la película, su actitud política parece sesgada. Isajina pone cuidado en mostrar que los serbios también son víctimas de las políticas genocidas de Milošević, pero la maldad de Nikola, el personaje serbio más destacable de la cinta, está casi al nivel de la de un villano de Disney. Esto no mina el mensaje universal del film en torno a un hombre bueno que no tiene más remedio que sacrificarlo todo por su familia, pero sí deja un sabor agridulce, aunque en la realidad la situación fuera muy parecida a lo que muestra la película.

Noviembe frío es una coproducción de la compañías kosovares Buka y Thumbs Up, la albana AlbaSky y la macedonia Audiohouse. Las ventas internacionales están a cargo de la española Barton Films

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy