email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

SAN SEBASTIÁN 2018 New Directors

Crítica: Para la guerra

por 

- SAN SEBASTIÁN 2018: El argentino Francisco Marise debuta con este retrato, entre ficción y documental, de un cubano formado para la lucha, anclado en sus recuerdos bélicos

Crítica: Para la guerra
Andrés Rodríguez Rodríguez en Para la guerra

“Las armas requieren espíritu, como las letras”, con esta cita se cierran los títulos de créditos finales de Para la guerra [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, ópera prima de Francisco Marise que se ha presentado en la sección New Directors de la 66ª edición del Festival Internacional de Cine de San Sebastián. Con guion del propio director escrito junto a Javier Rebollo (La mujer sin piano [+lee también:
tráiler
entrevista: Javier Rebollo, director d…
ficha del filme
]
), el film es uno de los más libres, alternativos y contra corriente del certamen vasco... ¿Por qué? Sigan leyendo.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Andrés Rodríguez Rodríguez, protagonista absoluto de esta película-collage que alterna lo real con lo recreado, es un ex soldado cubano de elite de 61 años. Siendo muy joven guerreó en Angola y, una década después, en Nicaragua. Él sigue varado en aquellos recuerdos y, con suma alegría y vitalidad, rememora hoy sus luchas en medio de la selva, contra enemigos invisibles. Al tiempo, busca a sus antiguos compañeros de comandos, llamando por teléfono a los lugares donde creen que viven… pero algunos han muerto ya. Cuando fallece Fidel Castro, Andrés acude a su homenaje, pero su fe en la Revolución no desfallece.

Hasta aquí podría ser un biopic al uso, pero sus 65 minutos de duración, salpicados de imágenes de archivo donde se ve cómo instruían a los niños para la lucha armada con el entusiasmo unánime de las masas, que aplaudían en los estadios las ceremonias de exhibición militar cubanas, y páginas de manuales de guerra que explican cómo atacar al enemigo o cómo camuflarse para sorprenderle, se pegan al rostro cuarteado y vivaz de este hombre cuya ambición sigue siendo esa lucha sin fin para la que fue educado.

Sólo su voz –rasposa y tan grave que a veces resulta incomprensible para el espectador– ilustra las imágenes de su día a día, que Marise acerca tanto al espectador que éste puede percibir las ganas que siguen palpitando dentro del alma de este soldado de seguir luchando por sus ideales revolucionarios, aunque no haya guerra a la vista. Su ADN está tan inoculado de ese fervor, que, como en un juego de niños o un ritual eterno, continúa entrenando como el primer día y anhelando el enfrentamiento cuerpo a cuerpo contra los que considera malhechores de la humanidad.

Marise, que estudió cine en la Escuela de San Antonio de los Baños, en Cuba, debuta así en el cine tras haber trabajado como fotógrafo: este film fue seleccionado en el IV Taller de Desarrollo de Proyectos de Centroamérica y El Caribe del programa Ibermedia y por la IDFA Production, así como por la X Plataforma de Desarrollo y Networking de Cuba en 2016.

Para la guerra es una coproducción hispano argentina entre Lolita Films y Amateur Cinéma, compañías de Javier Rebollo y Francisco Marise, respectivamente. Ellos mismos se han encargado del montaje y el segundo, de la fotografía.

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.