email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

ZÚRICH 2018

Crítica: Tell It to the Bees

por 

- Anna Paquin y Holliday Grainger protagonizan la adaptación algo simple del superventas de Fiona Shaw que dirige Annabel Jankel

Crítica: Tell It to the Bees
Holliday Grainger y Anna Paquin en Tell It to the Bees

La directora Annabel Jankel lleva la novela de 2009 de Fiona Shaw, ambientada en Escocia de 1952, a la gran pantalla en Tell It to the Bees [+lee también:
tráiler
entrevista: Annabel Jankel
ficha del filme
]
, que se estrena en el Festival de Zúrich. Narrada desde la perspectiva del pequeño Charlie (Gregor Selkirk), la película, cuya primera imagen es la de su ojo mirándonos directamente, mientras una voz en off desde el futuro nos informa de que lo que vamos a ver son sus recuerdos, sigue el despertar sexual de su madre, Lydia (Holliday Grainger), que desafía las convenciones sociales al echar de casa al descarriado padre de Charlie, Robert (Emun Elliott), y enamorarse de la nueva médica del pueblo, la doctora Jean Markham (Anna Paquin).

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Esta sociedad de la posguerra es el amanecer de un nuevo mundo en el que las mujeres salen a trabajar (vemos a menudo a Lydia cerca de maquinaria mientras trabaja en la fábrica) y se vuelven independientes, por lo que la capacidad de los hombres de usar su poder financiero para mantener a raya a sus esposas está disminuyendo. Cuando desahucian a Lydia tras el fin de su matrimonio con Robert, acude a la doctora Markham en busca de un hogar. Esto es motivo de chismorreos en el pueblo, sobre todo por parte de la hermana de Robert, Pam (Kate Dickie), que conocía a la joven doctora Markham antes de que la echaran del pueblo por una relación indiscreta. A pesar de los jardines y los caminos pintorescos, se trata de una sociedad brutal donde el patriarcado se refuerza de las formas más violentas.

El equilibrio entre la dureza de la vida, la ternura del nuevo amor y las dificultades en el crecimiento de Charlie resulta difícil de alcanzar para la directora. Podría haber sido más atrevida a la hora de mantenerse fiel a la perspectiva narrativa que construye la voz en off, pues pronto termina con la posición ventajosa de Charlie para pasar a escenas de las que claramente el niño no tiene conocimiento.

Además, Jankel no logra crear la suficiente adrenalina para llevar la relación hasta el corazón de la historia, por lo que el romance principal resulta plano. En una película que trata de cómo los secretos son destructivos pero a veces necesarios, elige contar la historia de tal manera que no queda gran duda sobre la verdad de los hechos y hay una idea vaga de Charlie como narrador poco fidedigno. Presenta una narración bastante simple del libro de Shaw, lo que es una pena, pues los personajes principales tienen un arco argumental amplio e interesante, y el mundo que se describe es muy vívido. La decisión de capturar los interiores con colores apagados y contrastarlos con la luminosidad de las colmenas funciona bien, al igual que el riff en la clásica escena romántica final, que está adecuadamente llena de alegría y salpicada de tristeza. Pero estos puntos culmen no son suficientes.

Tell It to the Bees es una coproducción británica y sueca producida por Reliance Entertainment, Productions 8, Archface Films, Taking a Line for a Walk Productions, Riverstone Pictures, Cayenne Film Company, Motion Picture Capital, British Film Institute (BFI), Creative Scotland, Filmgate Films, Twickenham Studios y Film i Väst AB. Su distribución internacional se ha confiado a Film Constellation.

(Traducción del inglés por Marina García Gómez)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.