email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

VARSOVIA 2018

Crítica: Thou Shalt Not Kill

por 

- La ópera prima de Cătălin Rotaru y Gabi Virginia Şarga explora uno de los problemas sociales más acuciantes de Rumanía: el sistema sanitario

Crítica: Thou Shalt Not Kill
Alexandru Suciu en Thou Shalt Not Kill

Tan solo dos años después de presentar su primer cortometraje, 4:15 PM The End of the World, en competición en el Festival de Cannes, los realizadores rumanos Cătălin Rotaru y Gabi Virginia Şarga vuelven a estar en el punto de mira gracias a su primer largometraje, Thou Shalt Not Kill [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, presentado en la Competición 1-2 del Festival Internacional de Cine de Varsovia (12-21 October). El origen de este proyecto, que explora la situación actual del sistema de salud en Rumanía, está directamente conectado con los últimos escándalos que ha vivido el país, llevando a muchos ciudadanos a creer que es peligroso recibir tratamiento en un hospital rumano.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

La historia de Thou Shalt Not Kill, escrita por los propios directores, se centra en Cristian (Alexandru Suciu), un joven cirujano pediatra que trabaja en un enorme hospital de Bucarest. Tras una sencilla operación quirúrgica, uno de los jóvenes pacientes de Cristian muere de forma inesperada, provocando una profunda consternación. Seguro de que su intervención no ha sido la responsable de la muerte del niño, Cristian no tarda mucho tiempo en encontrar al culpable: los biocidas que se utilizan en el hospital son defectuosos y no logran acabar con algunas bacterias presentes en los quirófanos y las salas de recuperación, poniendo en peligro la vida de los pacientes, incluso la de aquellos que reciben tratamiento por problemas menores. Sin apenas darse cuenta, Cristian acaba enfrentándose a todo un sistema conformado por médicos corruptos, gerentes de hospital irresponsables y funcionarios del gobierno. 

Uno de los aspectos más llamativos de Thou Shalt Not Kill, en especial para cualquier seguidor del cine rumano actual, es que explora el mismo tema que otro clásico contemporáneo, La muerte de [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
señor [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
L [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
a [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
z [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
a [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
rescu [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, de Cristi Puiu. Trece años después de que la cinta de Puiu se alzase con el premio de la sección Un Certain Regard en Cannes, otro realizador rumano vuelve a sumergirse en este ambiente de profundos contrastes, donde las paredes y batas blancas ocultan personajes con un alma oscura y siniestra. Nos adentramos en un mundo donde los médicos más veteranos gozan de poder absoluto, a expensas de sus compañeros más jóvenes. Tal y como apunta Ilie (Elias Ferkin), compañero de Cristian, todo el mundo está al corriente de la ineficacia de los biocidas pero a nadie le interesa arreglarlo: “Nadie quiere una revolución”, asevera ante un incrédulo Cristian. 

La fuerza de la película reside en su joven protagonista, que podría llegar a convertirse en uno de esos héroes anónimos olvidados por la historia. Empatizamos con él y admiramos sus ideales, pero también observamos cómo van menguando sus esperanzas de poder salvar vidas, o al menos de no hacer daño a sus pacientes (primum non nocere, el primer requisito del juramento Hipocrático, fue uno de los títulos que se barajó para la película). Durante una emotiva conversación con los padres del paciente fallecido, se revela una doble tristeza: ellos han perdido a un hijo, mientras que Cristian ha perdido todo propósito en la vida.

Desgraciadamente, algunas de las escenas más potentes de la película sufren debido a una cierta artificialidad en las interacciones entre los actores. La brusquedad de sus diálogos resulta poco cinematográfica, más próxima a la representación teatral, pero la poderosa historia que trata la película, así como la forma en que se desarrolla, puede atraer tanto a los espectadores locales como al público internacional. En este sentido, Thou Shalt Not Kill se parece a la última propuesta de Radu Jude, “I Do Not Care If We Go Down in History as Barbarians” [+lee también:
crítica
tráiler
ficha del filme
]
, ya que a pesar de sus defectos, ninguna de las dos deja al público indiferente.

Thou Shalt Not Kill es una producción de Axis Media Production y Green Cat Film. Las ventas internacionales de la película corren a cargo de Indie Sales. Fast Idea Distribution estrenará la cinta en Rumanía el próximo febrero.

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.