email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

ASTRA 2018

Crítica: Caisă

por 

- El documental de Alexandru Mavrodineanu se sumerge en los problemas endémicos de Rumanía

Crítica: Caisă

¿Quién iba a pensar que la historia de un adolescente boxeador de etnia gitana y un entrenador poco convencional serviría como exponente de algunos de los principales problemas de la Rumanía actual? Caisă [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, el documental del director rumano Alexandru Mavrodineanu estrenado en el Festival Internacional de Cine de Transilvania, compite en la 25ª edición del Festival de Cine de Astra (del 15 al 21 de octubre en Sibiu).  

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Mavrodineanu empieza su documental con imágenes grabadas a principios del 2000: el boxeador rumano Vasile Dragomir se convierte en campeón mundial. En segundo plano, vemos a su entrenador, Dumitru Dobre, feliz ante la victoria de su pupilo. En la actualidad, Dobre es un entrenador robusto y entrado en años, a quien Dragomir despidió al hacerse famoso. Dobre, enemigo de la Federación Rumana de Boxeo, se dedica a entrenar a adolescentes desfavorecidos. A continuación, conocemos a Cristian (apodado Caisă, que significa “albaricoque” en rumano). ¿Tiene razón Dobre cuando dice que su pupilo será la nueva sensación del boxeo rumano?

El director y su cámara tienen libre acceso al centro de entrenamiento, la casa de Dobre y la familia humilde de Caisă. Como miembros de la comunidad gitana, prácticamente carecen ingresos y, al menos, un miembro de la familia está en la cárcel. Viven en un mundo de pobreza, analfabetismo y no tienen posibilidades de ganar dinero por vías legales. En este contexto, la dedicación de Caisă al boxeo parece la única oportunidad que tiene el chico de tener una vida normal, una vida donde el respeto de los demás y unos ingresos estables sean algo asequible y no un sueño.

Hay mucha emoción y fortaleza en las batallas que enfrenta este adorable equipo que ni siquiera puede permitirse soñar. Uno es un paria en el mundo del boxeo y a sus boxeadores no se les permite competir en campeonatos, a menos que estén representados por un club de boxeo aprobado por la federación. El otro también es un paria pero en todos los aspectos de su vida, sin oportunidad de ser aceptado por ningún club de boxeo hasta que demuestre su valía bajo la supervisión de Dobre. Mavrodineanu explora este contexto injusto mostrando cómo un adolescente desfavorecido puede evolucionar sin el apoyo del sistema, con la única ayuda de un entrenador anciano.

Sorprende la forma en que Mavrodineanu, a través de una cámara centrada exclusivamente en Caisă y Dobre, es capaz de ampliar el alcance de la historia hacia otros temas como la desigualdad de oportunidades, la incompetencia y el nepotismo endémicos, y las dificultades de Rumanía para integrar y educar a los miembros de la comunidad gitana. Caisă es una lección de perseverancia, lucha y talento. También es una historia sobre el rechazo, sobre la barrera invisible entre dos mundos. Una barrera que parece flexible, cordial y elástica, pero que se vuelve impenetrable cuando alguien intenta cruzarla. En una de las escenas más poderosas de la película, vemos a Caisă estrujando en su mano destrozada el primer leu rumano que ha ganado boxeando. Hay tanta desesperación y esperanza en este gesto involuntario que uno puede evitar desearle lo mejor al chico.

Caisă ha sido producida por las compañías rumanas Almafilm Production y Hai Hui Entertainment. Será distribuida en Rumanía por Transilvania Film.

(Traducción del inglés por Carolina Benítez)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.