email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

LA ROCHE-SUR-YON 2019

Crítica: Ceres

por 

- La holandesa Janet van den Brand se estrena en el largo con un documental realista y poético sobre hijos de granjeros

Crítica: Ceres

"No hay comienzo ni final, el sol se levanta y se pone cada día, las estaciones llegan y se van; los días, los meses y los años se suceden a través del sol, la lluvia, el granizo, la nieve y las heladas... Las granjas y los rebaños permanecen, pues son más grandes que la vida de una simple persona". Con esta cita sacada de La vida del pastor, de James Rebanks, arranca el documental Ceres [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, primer largo de la holandesa Janet van den Brand, prestrenado en Francia en el 9º Festival Internacional de Cine de La Roche-sur-Yon; el film es una inmersión —a un tiempo ruda y transfigurada por los ciclos de la naturaleza— en el sudoeste de los Países Bajos. Porque, en su decisión de abordar este universo bucólico desde el punto de vista de cuatro hijos de granjeros de en torno a 10 años, la cineasta ha encontrado una muy buena forma de capturar tanto la severidad de la rutina agrícola y ganadera como el encanto bucólico y la profundidad de la vocación por este tipo de vida. 

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)
LIM Internal

Koen, con su amor desbordante y táctil por los animales (cerdos y vacas); Daan, que aprende a matar y trinchar las aves de corral, a cosechar patatas y cereales; Sven, que ara el terreno a fondo en su quad y teme la posible llegada de una helada capaz de destruir en diez minutos las peras y manzanas; y Janine, que cuida del rebaño de ovejas de la familia: los cuatro niños de la película han sido criados en plena naturaleza, conocen a la perfección el ritmo de las estaciones ("¿Por qué existe el invierno? ¿Quién lo inventó? Es realmente triste y aburrido") y llegan a una edad en la que toman conciencia de que sucederán a sus padres ("En el colegio no le hablo a nadie de la granja, eso no le interesa a nadie"). Aunque todavía aparentan su edad (Janine y su pasión por el esmalte de uñas, los juegos en el heno, los baños, los paseos en bicicleta en verano, etc.), la seriedad del entorno de la granja marca todas sus actividades lúdicas: una tarde de rodeo en camioneta, la caza, el conocimiento a fondo de las máquinas agrícolas ("La primera vez que conduje un tractor fue increíble"), los partes climáticos en el móvil para anticipar el mal tiempo o ver si por fin termina la sequía, las ensoñaciones con los grandes espacios de Norteamérica y Australia, los anuncios televisivos de cosechadoras-trilladoras, etc. Sin olvidar la aceptación de la vida y la muerte ("Si quieres ser granjero, tienes que saber decir adiós a los animales").

Más allá del interesante enfoque de Janet van den Brand, que ha elegido muy bien a sus entrañables personajes y que alterna hábilmente sus testimonios con momentos de su día a día, esbozando así un cuadro objetivo de todos los aspectos de la vida en la granja, sin dramatizar ni ocultar los más crudos, Ceres logra destilar una atmósfera que exalta la belleza de la naturaleza en todas sus formas (el temblor de las briznas de hierba al viento, el vuelo de bandadas de pájaros, la caricia del sol en los campos, etc.). Una mezcla poético-realista muy conseguida que se ve realzada por un buen sentido del encuadre (con Timothy Joshua Wennekes como director de fotografía) y por los ambientes musicales (obra de Harrold Roeland); el conjunto demuestra las dotes de la realizadora, un talento que ojalá aplique al cine de ficción en el futuro.

Prestrenado en Berlín, en el programa Generation Kplus, proyectado en Visions du Réel y Hot Docs, nominado a mejor documental en los Ensor y mención especial en la competición nacional del Festival Internacional de Cine de Bruselas, Ceres es una producción de la compañía belga Diplodokus, que contó, como coproductoras, con Tangerine Tree, Belga Productions y Evangelische Omroep. Las ventas internacionales están a cargo de la compañía británica Taskovski Films.

(Traducción del francés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.