email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

SEVILLA 2018

Crítica: El Rey

por 

- Alberto San Juan y Valentín Álvarez convierten en valiente película la polémica, combativa y a la vez exitosa obra teatral homónima de El Teatro de Barrio

Crítica: El Rey
Alberto San Juan en El Rey

El XV Festival de Cine Europeo de Sevilla estrena nueva sección, denominada Revoluciones permanentes, en la que da la bienvenida a “los rebeldes de alma joven, los que van siempre un poco más allá”, según escribe Elena Duque en el catálogo del certamen. En este apartado -que, también, asegura, “recoge propuestas cuya valentía roza con lo suicida”- ocupa un lugar destacado el film El Rey [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, ópera prima del dúo formado por Alberto San Juan (a quien vimos no hace mucho como actor en Las furias [+lee también:
crítica
tráiler
ficha del filme
]
) y Valentín Álvarez a partir del texto escrito por el primero, que ya fue representado en las tablas españolas hace meses con tantos aplausos como polémicas reacciones, pues cuestiona la historia más reciente de este país adormecido y pasivo tras una dictadura cruel y una transición hacia la democracia más que cuestionable.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)
LIM Internal

Solo tres actores -el propio San Juan, Guillermo Toledo y Luis Bermejo (Magical Girl [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Carlos Vermut
ficha del filme
]
)- se bastan, como en la obra original llevada aquí al cine, para repasar más de medio siglo de la Historia de España, pues aunque el último interpreta al monarca emérito Juan Carlos I, padre del actual rey Felipe VI, los otros dos dan vida, con mucho talento y convicción, a nombres fundamentales del siglo XX como Adolfo Suárez, Francisco Franco o Felipe González.

Si la economía actoral es una de las cartas mejor jugadas por esta representación, la puesta en escena es asimismo minimalista: un espacio único que emplea apenas unos objetos (un trono, un cigarrillo, unas gafas...) para, con el uso adecuado de la luz, el sonido y las sombras, construir ambientes, atmósferas y estados mentales.

Aunque los ingredientes sean escasos, el resultado de El Rey no carece de sabor. Sin llegar a la crítica evidente, gruesa y obvia, el film repasa la trayectoria vital de un hombre que, ya anciano y sin ejercer su poder previo, ve cómo desfilan ante él los fantasmales momentos que le convirtieron en lo que fue: alguien empeñado en pasar a los anales de la Historia, pero... ¿a qué precio?

Desde momentos de una comicidad alucinante (la secuencia del barco no tiene precio) hasta otros de un terror magno -donde el miedo al castigo duro sirve para dominar al pueblo-, el film, una tragicomedia tenebrosa y pesadillesca, que ha utilizado declaraciones reales de Juan Carlos I, extraídas de libros y entrevistas, y de otras personas reales aquí resucitadas, así como situaciones cruciales del destino de España, es en conjunto una ficción basada en hechos y personajes que plantea preguntas, cuestiona las versiones oficiales de los hechos pretéritos y no da por satisfactorio aquello que desde arriba se ha contado.

El Rey, película rodada en una semana, con un presupuesto de unos 50.000 € provenientes de una campaña de crowdfunding, es una producción de Alberto San Juan y El Teatro del Barrio. La dirección de fotografía ha corrido a cargo de Valentín Álvarez (¿Cuánto pesa su edificio, señor Foster? [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
) y en su banda sonora se oyen las palabras y los acordes de Albert Pla, Chicho Sánchez Ferlosio y Johann Sebastian Bach, entre otros.

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.