email print share on facebook share on twitter share on google+

IDFA 2018

Crítica: Kabul, City in the Wind

por 

- El primer largometraje documental del afgano-neerlandés Aboozar Amini ha inaugurado la 31ª edición del Festival Internacional de Documentales de Ámsterdam (IDFA)

Crítica: Kabul, City in the Wind

A través de Kabul, City in the Wind [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, el primer largometraje de Aboozar Amini, tenemos la oportunidad de experimentar la vida en una ciudad marcada por décadas de guerra y terror, durante las cuáles el país se ha visto envuelto en distintos conflictos. A pesar de que la violencia ha dejado una huella innegable en el territorio, el omnipresente desierto y su escala de grises ofrecen un contraste refrescante con el colorido de sus habitantes. La cinta de Amini ha tenido su estreno internacional como cinta de apertura de la 31ª edición del Festival Internacional de Documentales de Amsterdam (IDFA), que tiene lugar del 14 al 25 de noviembre.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

“Este es nuestro amado país; esto es Afganistán, patria de ladrones”. Es uno de los versos que canta Abas, conductor de autobuses, mientras luce una encantadora sonrisa al inicio de la película. A primera vista nos parece un hombre alegre, satisfecho con su situación mientras trabaja durante largas jornadas para mantener a su familia. Le observamos conduciendo a través de la ciudad, fumando despreocupadamente y llamando a los pasajeros. Pronto descubrimos que esta alegría es en realidad una elección consciente, casi un estilo de vida, cuando Abas explica cómo ha decidido ser feliz durante los años que le queden de vida, a pesar de atravesar una racha de mala suerte. Su historia está conectada con la de una pareja de hermanos, Afshin y Benjamin, que tras el abandono de su padre se convierten en los hombres de la casa.

Amini, que también huyó de Afganistán cuando era joven, rodó la película en Kabul durante un periodo de tres años. Tras haber experimentado varios ataques terroristas durante distintas manifestaciones, el director decidió excluir cualquier tipo de violencia directa en su película. En su lugar, nos muestra las rutinas diarias de sus personajes, desde retirar la nieve del techo del autobús hasta reparar el envejecido motor. La película sigue literalmente a sus protagonistas, moviéndose al ritmo de los pasos de Amini, logrando que los espectadores caminemos también con ellos.

Aunque el conflicto es omnipresente a lo largo de la película, tanto en la mente de los personajes como de forma física, también se presenta con cierta sutileza. Benjamin juega a contar las tumbas de las víctimas de un terrible atentado terrorista, en el que casi fallece su padre. Su hermano “interpreta” música golpeando con piedras las paredes de un antiguo tanque soviético. Por su parte, Abas comenta con su mecánico los distintos usos que se le pueden dar a los restos de una bomba, mientras negocia el precio de la reparación del autobús. Si bien estos remanentes de violencia representan un rol difuso en las calles, también muestran hasta qué punto puede adaptarse la mente humana. El conflicto se normaliza, ayudándonos a empatizar con la forma en la que los protagonistas afrontan su vida cotidiana. Aún así, la realidad se abre paso en algunos momentos, como cuando escuchamos el sonido de los helicópteros sobrevolando la ciudad. “Seguramente transportan armas para luchar contra los talibanes”, dice Afshin. Al igual que Abas, Afshin y Benjamin, el espectador se convierte en un simple testigo de los acontecimientos, reflexionando acerca de lo que ve: una ciudad en el viento.

Kabul, City in the Wind es una coproducción entre los Países Bajos, Afganistán, Japón y Alemania, a cargo de Silk Road Film SalonColor of May, NHK Enterprises y Kino Kabul. Se trata de una de las diez películas dentro de la sección oficial de IDFA que han contando con el apoyo del IDFA Bertha Fund. Rediance lleva las ventas.

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.