email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

ZAGREB 2018

Crítica: Lada Kamenski

por 

- Los directores croatas Sara Hribar y Marko Šantić han elaborado una película cautivadora sobre la posición de las mujeres en la industria, que desgraciadamente no alcanza sus propias expectativas

Crítica: Lada Kamenski
Ksenija Marinković, Nataša Dorčić y Doris Šarić-Kukuljica en Lada Kamenski

Dos jóvenes realizadores croatas, Sara Hribar y Marko Šantić, se han unido para dirigir Lada Kamenski [+lee también:
tráiler
ficha de la película
]
, ganadora de cuatro premios en el último Festival de Cine de Pula, incluyendo Mejor Dirección Novel y Mejor Guión. Después de su estreno internacional en Montreal, la cinta ha sido presentada en la sección Together Again del Festival de Cine de Zagreb, donde ambos directores habían participado anteriormente con sus cortometrajes como parte de la programación de Checkers, la plataforma croata más importante para nuevos realizadores. En el caso de Hribar, este es su primer largometraje, mientras que Šantić había dirigido previamente la cinta eslovena Seduce Me [+lee también:
tráiler
entrevista: Marko Santic
ficha de la película
]
, además de presentar este año una tercera película, Together.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

El nombre de Lada Kamenski pertenece a un personaje ficticio, en la medida en que el espectador cree que lo es: se trata de una antigua trabajadora de la histórica fábrica de ropa Kamensko, en Zagreb, además de ser la tía del protagonista, el joven cineasta Frano (Frano Mašković). Este último se dispone a rodar una película sobre la desaparición de la fábrica, utilizando al personaje de su tía como protagonista, y para ello organiza una audición con tres actrices de mediana edad, todas ellas muy reconocidas en el panorama cinematográfico y teatral de Croacia: Ksenija Marinković (Mali [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Antonio Nuić
ficha de la película
]
, On the Other Side [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Zrinko Ogresta
ficha de la película
]
), Nataša Dorčić (You Carry Me [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Ivona Juka
ficha de la película
]
) y Doris Šarić-Kukuljica (Not All About the Money).

Además de las propias audiciones, en las que las tres actrices hablan acerca del personaje (y de lo poco que les gustan las audiciones), Frano opta por un método de ensayo poco ortodoxo, con la intención de identificar a la persona adecuada para el papel. El director invita al trío de actrices a su casa para una “reunión informal”, sin decirle a ninguna de ellas que las otras también estarán presentes.

Una vez allí, mientras disfrutan de un poco de queso y vino de Marruecos, cada una de las actrices intenta en privado convencer al director (normalmente en la cocina) de que son la persona adecuada para interpretar el papel protagonista. Al mismo tiempo, cada una de ellas trata de lidiar con sus propios problemas románticos y familiares. Poco a poco la situación se va complicando, los límites entre el ensayo y la conversación informal se vuelven más difusos y los egos se disparan.

La cinta se beneficia enormemente de un guión fluido y un montaje directo, a cargo Tomislav Pavlić, que logra condensar la película en unos más que razonables 71 minutos. Tanto la ambientación como el carácter metacinematográfico de la película funcionarán muy bien en Croacia, donde las tres actrices son muy conocidas. Del mismo modo, resulta sencillo conectar la historia de la fábrica con la situación actual del país, pasando de una época de prosperidad a una transición fallida. Finalmente, algunos detalles como el dilema acerca de fumar dentro o fuera del apartamento son prácticamente universales.

A pesar de todo, las intencionesy mentalidad de Frano no están suficientemente bien definidas. El realizador parece asombrado por los acontecimientos y reacciones que él mismo ha provocado, y que resultan naturales para la mayoría de los espectadores, debilitando un poco la legitimidad de la película a la hora de ofrecer su visión sobre el papel de las mujeres en la industria (ya sea la cinematográfica o la textil), y en la sociedad en general. Esto último no sería un problema de no ser porque Lada Kamenski presenta este aspecto como uno de sus temas principales.

En resumen, Lada Kamenski es una película humilde y cautivadora, que pretende concienciar al público, pero que desgraciadamente no alcanza sus propias expectativas. Se trata de una coproducción entre las compañías croatas Sekvenca y Antitalent.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy