email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

PELÍCULAS Italia

Crítica: Moschettieri del Re - La penultima missione

por 

- El nuevo film de Giovanni Veronesi es una comedia de época que ofrece una visión satírica de la segunda novela de Dumas con un reparto excelente en el que Pierfrancesco Favino brilla con fuerza

Crítica: Moschettieri del Re - La penultima missione
Pierfrancesco Favino en Moschettieri del Re - La penultima missione

Tras su anterior trabajo y fracaso en taquilla Non è un paese per giovani [+lee también:
crítica
tráiler
ficha de la película
]
, Giovanni Veronesi ha decidido probar suerte en el drama de época.Producida por Indiana y estrenada en los cines italianos el 27 de diciembre de la mano de Vision Distribution, Moschettieri del Re [+lee también:
tráiler
ficha de la película
]
es una especie de secuela a la segunda novela de Dumas sobre los famosos mosqueteros, Veinte años después, y se inspira en grandes dramas de época que establecieron los estándares de la comedia al estilo italiano, incluyendo la obra maestra de Mario Monicelli La armada Brancaleone y el film de culto Non ci resta che piangere, dirigido por Roberto Benigni y Massimo Troisi. La cinta de Veronesi no trata de replicar la relectura bufonesca y sofisticada de la historia que efectúa la primera de estas películas, ni tampoco la comedia de corte anarquista de la segunda, y el romanticismo que caracteriza Moschettieri se disuelve en algunos momentos hasta convertirse en una forma satírica de comedia, de la cual el veterano realizador toscano parece no poder apartarse. Pero el gran y manifiesto disfrute del excelente reparto de Moschettieri del Re fascinará a todo tipo de espectadores, y el cineasta ha logrado además brindar una nota nostálgica abordando el paso del tiempo y los lazos de amistad.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

La idea de la película lleva fraguándose desde los 80, cuando Veronesi imaginó a cuatro actores cómicos del momento, Francesco Nuti, Roberto Benigni, Massimo Troisi y Carlo Verdone, interpretando a los mosqueteros. Al final, se ha decantado por Pierfrancesco Favino (D'Artagnan), Valerio Mastandrea (Porthos), Rocco Papaleo (Athos) y Sergio Rubini (Aramis), lo cual le permite aprovechar a un tiempo el extraordinario potencial cómico de Favino y sus notables habilidades de esgrima y equitación. El D'Artagnan de Favino es un alegre fanfarrón con un acento francés extraño y poco convincente que se ve reducido a criar cerdos y echar duelos con maridos agraviados, a pesar de sufrir, según dice, de "codo de espadachín". Convocado de vuelta a la acción (estamos en 1650) por la reina y gran bebedora Ana de Austria (Margherita Buy), que le pide que salve Francia de las conspiraciones tejidas en la corte por el cardenal Mazzarino (Alessandro Haber) y la pérfida Milady (Giulia Bevilacqua), D'Artagnan se pone en marcha con su dudoso caballo Zizou (que comparte nombre con un grande del fútbol, Zidane) para reunir a sus avejentados y algo oxidados compañeros: Athos es un gobernador de castillo bisexual, lascivo y sifilítico, Aramis es un monje con deudas, y Porthos, un posadero de ojos vidriosos que siempre está colocado, gracias a sus brebajes a base de láudano, opio, lágrimas de jabalí y flores muertas. 

Ayudados en sus aventuras por un fiel y mudo sirviente (Lele Vannoli) y la extrovertida criada de la reina, Olimpia (Matilde Gioli), que flirtea con D'Artagnan ("mi corazón ya tiene dueño, pero tengo otros órganos libres", concede el mosquetero), nuestros Héroes cabalgan en dirección a un puerto secreto para salvar al futuro Rey Sol —el jovencísimo y crápula Luis XIV (Marco TodIsco)— y a los hugonotes, que sufren la implacable persecución del sádico Mazzarino. Nuestros mosqueteros se prohíben pronunciar las fatídicas palabras, "Todos para uno y uno para todos", debido a los desastres que siempre las suceden de forma inevitable, pero ello no evita que los cuatro amigos se topen continuamente con emboscadas, de las que solo escapan ilesos gracias a los gadgets a lo James Bond que les proporciona la reina.

Las escenas de acción no están a la altura de las que aparecen en otras cintas clásicas sobre los mosqueteros —desde el film de 1921 protagonizado por Douglas Fairbanks al largo de 1998 El hombre de la máscara de hierro, protagonizado por Depardieu y DiCaprio—, pero la fotografía, firmada por Tani Canevari, las majestuosas localizaciones en Lucania y el vestuario de lujo diseñado por Alessandro Lai para Margherita Buy son en todo momento irreprochables.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del italiano)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy