email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

RÓTERDAM 2019 Competición Big Screen

Crítica: The Best of Dorien B.

por 

- La belga Anke Blondé traza el retrato de una mujer en plena crisis que reconecta con sus emociones y sus sueños mientras su vida estalla en mil pedazos

Crítica: The Best of Dorien B.
Kim Snauwaert en The Best of Dorien B.

Dorien B. lo tiene todo, o casi, para ser feliz: hijos guapos, un marido guapo, una casa bonita en medio del bosque. Incluso ha heredado la clínica veterinaria de su padre, donde los negocios van bastante bien. Los primeros minutos de The Best of Dorien B. [+lee también:
tráiler
entrevista: Anke Blondé
ficha de la película
]
, de la realizadora belga Anke Blondé, prestrenada mundialmente en la inauguración de la competición Big Screen del Festival de Róterdam, muestran a la heroína de la cinta en plena faena doméstica, deslizándose de un rincón al otro de la casa como una diosa del hogar para ocuparse de sus ocupaciones cronófagas y asegurarse de que todo el mundo esté bien atendido, o más bien, que su marido y sus dos hijos estén bien atendidos. Esta demostración de sus habilidades de ama de casa multitarea plantea desde el principio los problemas y límites de una madre de familia atrapada en un bucle infernal: ordenar, limpiar, cocinar, trabajar, ordenar, limpiar, cocinar, trabajar.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)
series serie

Una vida ideal, en definitiva, si Dorien no descubriera en unas pocas horas que su madre lleva una doble vida desde hace años, que su marido sigue siendo íntimo de su examante, con la que se supone que había roto, y que ella misma tiene un tumor en el pecho izquierdo.

Una avalancha de malas noticias sobre las que le gustaría poder hablar con alguien, si de hecho tuviera a alguien con quien hablar de ellas... Pero, como buena soldado de la vida doméstica (con muchas pequeñas cicatrices adquiridas en su profesión de veterinaria), Dorien nunca se ha tomado el tiempo de abrumar a los demás con sus estados de ánimo. Su tumor en el pecho actúa como un elemento perturbador que llega no tanto para romper su burbuja como para volver a poner sus emociones y deseos en el primer plano de su escena personal. ¿Qué ha sido de esa chica un poco salvaje que soñaba con involucrarse en Veterinarios Sin Fronteras y que escuchaba Nirvana a toda leche en el coche?

The Best of Dorien B. subraya la forma en que una serie de desafortunados acontecimientos pueden actuar como una epifanía y precipitar la crisis de la cuarentena que acecha a muchos de nosotros. Este no es otro drama sobre la depresión (ni tampoco una comedia), sino más bien una crónica agridulce en la que no faltan el humor y la ironía. Las cosas parecen precipitarse para la heroína, pero ahora que se pregunta si no es víctima de un ensañamiento de la suerte, se da cuenta de que tiene todas las claves para forjar su propio destino y salir del camino que se ha trazado para ella.

El film, retrato de una mujer a la vez sensible y divertida, traza el itinerario de una rebelión, la emancipación tardía pero redentora de una treintañera en plena introspección. Kim Snauwaert, actriz de teatro que aparece aquí en pantalla por primera vez, da forma a una heroína tan espontánea como determinada.

Este primer largo de Anke Blondé, a la que ya conocimos hace varios años con su cortometraje Dura Lex, es una producción de Dries Phlypo y Jean-Claude Van Rijckeghem para A Private View, y de Marleen Slot para Viking Film. Las ventas internacionales están a cargo de Be For Films.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del francés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy