email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

RÓTERDAM 2019 Tiger Competition

Crítica: Sons of Denmark

por 

- El interesante debut de Ulaa Salim trata el fanatismo terrorista en Copenhague a través de un policía atrapado entre el islam y el nacionalismo

Crítica: Sons of Denmark

El debut del director danés Ulaa Salim, que abre la  sección Tiger Competition del Festival Internacional de Cine de Róterdam (del 23 de enero al 6 de febrero), tiene elementos de Martin Scorsese y Jacques Audiard. Sons of Denmark [+lee también:
tráiler
entrevista: Elliott Crosset Hove
entrevista: Ulaa Salim
ficha del filme
]
es un thriller pomposo que combina política, familia y género policíaco. Salim muestra Copenhague como una ciudad inmersa en el caos, donde los nacionalistas de extrema derecha se enfrentan a los fundamentalistas islámicos en una guerra cultural que alimenta a ambos bandos.  

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

El título hace referencia a un grupo de neonazis que creen en la deportación obligatoria, incluso para los que han obtenido la nacionalidad danesa. Su ira aumenta debido a un bombardeo que aparece en la secuencia previa a los créditos. De las cenizas surge Martin Nordhal (Rasmus Bjerg), el rostro del nacionalismo político. Es el líder de un partido emergente que pretende captar el voto de los que piensan que la identidad étnica de Dinamarca se ha deteriorado con la llegada de inmigrantes al país. Desafortunadamente, Salim accede a un clima político que resultará familiar al público europeo y mundial puesto que la retórica de Nordhal gana votos.

Los oponentes islamistas de Nordhal también alimentan su retórica para radicalizar a la juventud en la lucha contra los Sons of Denmark. Es el caso de Zakaria (Mohammed Ismail Mohammed), un musulmán de 19 años, frustrado y enfadado, que es adoctrinado y participa en el intento de asesinato de Nordhal. Salim muestra cómo hasta los debates más simples sobre nosotros y ellos, las guerras globales contra los musulmanes y el surgimiento de un sentimiento de comunidad pueden influenciar a los jóvenes y empujarlos a la radicalización. Si el argumento resulta predecible, es porque Salim quiere, ya que el director esconde un as bajo la manga: se aleja de los radicales para centrarse Malik (Zaki Youssef), un policía especializado en infiltrarse en grupos radicales.

Sons of Denmark es un interesante estudio del personaje de Malik, un policía atrapado entre sus dos identidades mientras intenta cumplir con su deber cívico. Malik es la distracción perfecta para la narrativa predecible del thriller; el Taxi Driver que vive en el mundo de Infiltrados. La película tiene una escala muy buena, pero a veces cae en el sensacionalismo para expresar su punto de vista. En el desenlace, el intento de relacionar los demonios personales de Malik con la narrativa del thriller conduce a un final que demuestra lo difícil que es liberarse de las estructuras sociales, y que vivimos en un mundo donde el círculo vicioso se retroalimenta. Pero dicha lectura no consigue enmascarar la sensación de que las escenas finales se han exagerado para generar conmoción, mientras asistimos al estudio del personaje. Sin embargo, es una película ambiciosa que define a Salim como un talento a seguir.

Sons of Denmark ha sido producida por la compañía danesa Hyæne Film, mientras que New Europe Film Sales gestiona los derechos internacionales.

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.