email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

RÓTERDAM 2019 Competición Big Screen

Crítica: Bangla

por 

- La comedia romántica de Phaim Bhuiyan es adorable, pero no logra superar su torpeza juvenil

Crítica: Bangla
Phaim Bhuiyan en Bangla

Proyectada en el Festival Internacional de Cine de Róterdam (23 de enero-3 de febrero), en la Competición Big Screen, la comedia romántica Bangla [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, de Phaim Bhuiyan, ya ha sido descrita varias veces como "la versión italiana de La gran enfermedad del amor", y es fácil comprender por qué. Pero aunque la historia del veinteañero Phaim —interpretado por el director, con un guion basado en sus propias experiencias como italiano de segunda generación de ascendencia bangladesa, que en el film se enamora desesperadamente de una italiana sin pelos en la lengua— es bastante inofensiva, no puede salir bien parada si la comparamos con la cinta dirigida por Emily V. Gordon, escrita por Kumail Nanjiani y nominada al Óscar, que claramente es una obra superior. 

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Esto es así principalmente porque, a pesar de que el film de Phaim Bhuiyan es bastante entretenido, la falta de experiencia de este director debutante queda en evidencia, y también llega a reflejarse en sus encuentros incómodos en la pantalla con una chica tan guay como Asia (Carlotta Antonelli, que curiosamente es idéntica a Asia Argento). La narración en off da una impresión de andar por casa, al igual que esos momentos en los que Phaim rompe la cuarta pared; la poca calidad de las interpretaciones tampoco ayuda, pues únicamente la intrépida Antonelli sale relativamente airosa a este respecto. Por suerte, al describirse como "una mezcla, como un capuchino, 50 % bengalí, 50 % italiano y 100 % de Torpignattara", refiriéndose a la zona más étnicamente diversa de Roma, Bhuiyan declara auténtico amor por el lugar que tanto él como su personaje llaman hogar. Esta parte de Roma, tal y como aparece en la película, parece demasiado perfecta (y demasiado bien iluminada) como para ser real, con viejos blancos observando cómo desaparece lentamente el mundo que conocían ante sus ojos miopes y un camello que siempre está callado ("Está ahí sentado desde que se fundó Roma", dice la voz en off), elevado de repente al estatus de guía espiritual.

Estas pequeñas observaciones son lo más sincero del film, a diferencia del dilema central de Phaim: escuchar a sus padres, que son tradicionales, u olvidarse de su religión por una vez y hacer el amor con su novia. Y aunque hay reflexiones aquí y allá sobre la forma en que se trata todavía a las personas como él, que recibe la ciudadanía italiana a los 18 años, a pesar de haber nacido en el país, todas estas cosas desagradables asoman la cabeza de vez en cuando y no se vuelven a mencionar, pues la fórmula de la romcom se hace con el control de la película y ya no la suelta. Dicho esto, Bhuiyan sí que exhibe en ciertos momentos un gran sentido del humor, sobre todo cuando no se esfuerza demasiado, como demuestra una conversación entre dos personas confusas pero claramente enamoradas: "Estás loca". "Y tú te masturbas". Como dijo Joe E. Brown, nadie es perfecto. Y eso a Bangla se le da muy bien. 

Bangla es una producción de Domenico Procacci para Fandango y de Annamaria Morelli para Timvision. Fue coproducida por Laura Paolucci. La distribución y las ventas internacionales están a cargo de Fandango.

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.