email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

SOLEURA 2019

Crítica: My Little One

por 

- El último trabajo de Frédéric Choffat y Julie Gilbet, un film de reparto reducido y ambientado en un desierto, ha sido recibido con entusiasmo en las Jornadas de Soleura

Crítica: My Little One
Ruby Matenko, Mathieu Demy, Vincent Bonillo y Anna Mouglalis en My Little One

Frédéric Choffat y Julie Gilbert —conocidos internacionalmente por su primer largo, Mangrove [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
(2011), que compitió en el Festival de Locarno— vuelven a colaborar en My Little One [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, que han presentado en las Jornadas de Soleura (en liza por el premio del público), un film con un reparto reducido, ambientado en un desierto e impregnado de libertad.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

My Little One es un viaje sin regreso al corazón del desierto de Arizona, un retrato cruel y delicado de un trío de examantes en busca del sentido de la vida. Dos hombres de cuarenta años, Alex (Vincent Bonillo) y Bernardo (Mathieu Demy), deciden irse de Europa para encontrarse con Jade, una amiga, examante y compañera de aventuras. Ambos estaban locamente enamorados de Jade, un amor que parece seguir vigente. Puede que Jade se fuera hace mucho tiempo, pero su presencia nunca les dejó. Desde entonces, los dos amigos recorrieron diferentes caminos. Alex se mudó a París, mientras que Bernardo optó por una vida más tranquila, en familia, con dos hijos y un estudio de arquitectura en Ginebra. Pero los dos se ven transportados de repente al desierto navajo americano. Ante la dura realidad del desierto de Arizona, y acompañados por Frida, la salvaje hija de Jade, los dos amigos se enfrentan cara a cara con antiguos fantasmas y la angustia de un futuro que ya no parece tan seguro. 

El paisaje ocasionalmente surrealista del desierto de Arizona, una misteriosa tierra de nadie de la que es imposible escapar, se convierte en el eje central en torno al cual se desarrolla la historia. El desierto se convierte casi en un personaje por derecho propio, un guía espiritual hacia lo desconocido. Es imposible esconder nuestra verdadera naturaleza en un lugar en el que el cielo parece extenderse hasta el infinito.                                       

Alex, Bernardo y Jade (una excelente Anna Mouglalis) deben enfrentarse a su auténtica naturaleza y sus errores pasados, pero sobre todo, a lo que les depara el futuro. El desierto (Reserva Navajo) —lugar elegido por Jade para criar a su hija Frida (la increíble Ruby Matenko)— da la bienvenida a nuestro trío de amantes sin juzgarlos, empujándolos a un olvido redentor y unas condiciones extremas de las que no se puede salir ileso. Su viaje al límite de sus cuerpos y mentes les permite observar sus propias vidas con un distanciamiento y lucidez que resulta a un tiempo terrible y catártico: ¿cuál es el significado de la palabra "libertad" a los cuarenta años? ¿Han conseguido cumplir los sueños de su juventud?

Jade encarna la idea de libertad, una mujer fuerte, misteriosa y decidida que encuentra refugio en un lugar en el que puede ser ella misma, en medio de una completa desolación. Al igual que ella, la Reserva Navajo sigue sus propias leyes y creencias. Y la hija de Jade, Frida, también ha sido educada en los mismos principios, por lo que es una chica libre que desprecia los valores de la sociedad. Poco importa que Frida sea niña o adulta. Lo que cuenta es su alma y la profunda intimidad de su yo interior. 

La banda sonora, una adaptación rock (firmada por Yan Péchin) de la obra de Lhasa de Sela, con la adición de algunas piezas electroacústicas del dúo Kristoff K. Roll, es una gran elección. 

My Little One es una producción de Intermezzo Films (Ginebra), RTS y Les Films du Tigre; se estrena en Suiza de la mano de Agora Films. Los derechos internacionales pertenecen a Wide.

(Traducción del italiano)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.