email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

Crítica: Amá

por 

- El nuevo documental de la británica Lorna Tucker expone la sistemática esterilización a la que se ven sometidas las mujeres indígenas americanas por parte del gobierno de Estados Unidos

Crítica: Amá

En su documental debut, Westwood: Punk, Icon, Activist [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Lorna Tucker
ficha del filme
]
, Lorna Tucker se adentraba en el superficial mundo de la moda y lo analizaba desde una perspectiva política, pasando de un estilo biográfico a centrarse en la lucha de la diseñadora Vivienne Westwood por sensibilizar sobre la destrucción que trae consigo el cambio climático. El hecho de que Westwood denunciara abiertamente en público el retrato que Tucker había hecho de ella después del estreno en Sundance solo sirvió para poner aún más de relieve el talento de Tucker. Como cualquier directora, está deseando contar su versión de la historia con su propia voz y sin importar las consecuencias. La británica empezó a trabajar en Amá [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
 (madre en navajo) hace nueve años, mucho antes de comenzar a filmar su ópera prima, y esta firme determinación de ser auténtica y fiel a lo que ve se hace evidente en este documental, en el que investiga y expone la sistemática esterilización a la que se ven sometidas las mujeres indígenas americanas en Norteamérica. Amá se proyecta esta noche en Londres como parte de la programación de los DocDays.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

La voz en off de Tucker a medida que conduce por una de esas largas carreteras americanas que evocan a Wim Wenders y a David Lynch, fija el profundo tono de amparo de la película. La cineasta cuenta que hace diez años leyó un artículo que decía que miles de mujeres indígenas americanas habían sido esterilizadas sin su consentimiento, y quiso investigar más sobre el asunto. Era casi imposible encontrar a alguien que estuviera dispuesto a hablar, pero esto cambió cuando su viaje la llevó hasta Nuevo México, donde conoció a Jean Whitehorse, una indígena navaja de 67 años. El testimonio de Whitehorse es el alma que da vida a Amá conforme relata cómo creía que era la única mujer que había sido esterilizada a la fuerza. Habla de su infancia, del internado, donde se lavaba la boca con jabón (literalmente) a los estudiantes si hablaban su lengua nativa, y de cómo firmó una hoja de papel sin saber que al hacerlo se estaba condenando a sí misma a una vida sin hijos. Tucker también deja ver su carácter intervencionista al animar a Whitehorse a ir a Green Bay (Wisconsin) para que su testimonio se pueda grabar en un juicio. Las historias que se narran son verdaderamente desgarradoras. 

Con el objetivo de averiguar más sobre cómo una medida así pudo haberse implementado en los años 60 y 70, Tucker trata de localizar al físico Reimert Ravenholt al ver que su nombre aparece continuamente en los artículos. La entrevista es sincera; solo con oírlo hablar y escuchar las ideas tóxicas que expresa, podemos hacernos una idea de cómo unas prácticas tan atroces podían convertirse en algo habitual. Indignada por el silencio que rodea a la situación, Lorna llena también su obra de material que aporta credibilidad a los testimonios y entrevistas que ella misma realiza, y al mismo tiempo contextualiza la historia de los indígenas americanos en el movimiento por los derechos civiles.

Es cierto que el documental presenta secuencias algo ambiciosas, y que se aprecian diferencias a lo largo de la filmación, pero no resulta sorprendente dada la duración del rodaje de la película. El tema es importante, pero desde un punto de vista más técnico, se trata solo de una sólida obra, nada demasiado espectacular. No obstante, si se tiene en cuenta la intención de Tucker de informar sobre esta práctica (el último caso registrado es bastante reciente, de 2017) y de animar a las mujeres a dar un paso adelante, la película ha hecho maravillas. De hecho, desde que se proyectó por primera vez en el Global Health Festival de Londres en diciembre de 2018, más de un centenar de mujeres se han decidido a contar su caso. 

Amá es una producción británica de Raindog Films en colaboración con Bedlam Productions, que está siendo distribuida en el Reino Unido por Dartmouth Films.

(Traducción del inglés por Inés Seller)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.