email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

RÓTERDAM 2019 Signatures

Crítica: God Only Knows

por 

- La nueva película de la holandesa Mijke de Jong pinta un retrato de una familia en crisis, en el que lo privado se convierte en público y viceversa

Crítica: God Only Knows
Monic Hendrickx, Elsie De Brauw y Marcel Musters en God Only Knows

God Only Knows [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, del director holandés Mijke De Jong (presentada en la sección Signatures del Festival de Cine de Róterdam) es una película intimista que se centra en la familia compuesta por Thomas (Marcel Musters), un periodista de investigación que padece ataques de pánico, y dos hermanas, Doris (Elsie De Brauw) y Hannah (Monic Hendrickx), ambas conectadas con el mundo del arte y los eventos sociales, que viven una vida frágil.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)
LIM Internal

La película empieza cuando Thomas se arroja a un canal, víctima de un nuevo ataque de pánico. Con esta escena, De Jong comienza a pintar un delicado retrato de los personajes y de sus relaciones, a través de conversaciones duras y amargas, que parecen escritas por el Bergman de Sonata de Otoño.

Un retrato que describe metafóricamente a una generación en crisis, de mediana edad, cosmopolita, culta y comprometida, que se siente impotente ante las miserias actuales: el nacionalismo reinante en Europa, los migrantes muertos en el mar, el cambio climático y el arte supeditado al poder. 

Por otra parte, su fe cristiana mezcla sentimientos de culpa con compasión por el prójimo, por lo que Thomas, Doris y Hannah se encuentran en un estado de crisis permanente ante las decisiones que deben tomar en su vida pública y privada. Pero el dolor no es el único tema de este pequeño drama familiar. Además de conversaciones difíciles, también hay momentos de afecto y flashbacks, que aparecen a lo largo de la película en forma de cartas para contar otra historia, donde los protagonistas son jóvenes y tienen esperanza en el mundo. Casi todas las escenas se sitúan en la casa del padre (que acaba de venderse y está llena de cajas que anticipan una mudanza), ubicada en una Ámsterdam fría, en el corazón de una Europa rota. En los espacios públicos vemos iglesias y centros de acogida de inmigrantes, lugares que representan la humanidad olvidada y que necesitan con urgencia una nueva narrativa, llena de clemencia cristiana, que guíe a los protagonistas hacia el final esperado.

De Jong se centra en las fracturas de una sociedad dividida con la misma estética realista de sus películas anteriores, Stop Acting Now y Layla M. [+lee también:
crítica
tráiler
ficha del filme
]
, pero con algunos cambios en la temática. En su nueva película, el director enfrenta y neutraliza la islamofobia a través de una Doris viuda y su hijo adolescente, fruto de su matrimonio con un hombre musulmán. La película se llena de esperanza cuando el cinismo de los personajes empieza a disiparse, permitiendo que las piezas de este rompecabezas familiar se unan gracias a las fotografías de Hannah y al viaje de Doris a Belgrado.

Mijke de Jong acierta al no expresar ideas radicales y opuestas, sino que decide explorar la compleja relación de los personajes con la religión, con los demás y consigo mismos. Los dos personajes femeninos giran en torno a Thomas y su ansiedad contenida desde su fe cristiana y su sexualidad: una reflexión sobre las heridas causadas por esta doble vida, y la fuerza conductora de la espiritualidad humana que proyecta hacia otros.

El director holandés también merece reconocimiento por tratar con sensibilidad temas como la salud mental y la vulnerabilidad, muy poco abordados en la gran pantalla. Estamos ante un verdadero autor.

God Only Knows ha sido producida por Laurette Schillings, Frans van Gestel y Arnold Heslenfeld para Topkaki Films, que también gestiona los derechos internacionales.

(Traducción del italiano)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.