email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

RÓTERDAM 2019 Bright Future

Crítica: A volta ao mundo quando tinhas 30 anos

por 

- La ganadora de la competición Bright Future del IFFR es una exquisita road movie documental por el mundo que visitó el padre de la cineasta Aya Koretzky durante los años setenta

Crítica: A volta ao mundo quando tinhas 30 anos

Tras su paso por el festival portugués DocLisboa, la competición Bright Future del Festival de Róterdam acogió el estreno internacional del primer largometraje de Aya Koretzky A volta ao mundo quando tinhas 30 anos [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
. La cineasta, nacida en Japón, e instalada en Portugal desde su niñez, propone otra de sus íntimas indagaciones sobre las trepidantes aventuras transcontinentales que unen a los miembros de su familia. Si en su exquisito mediometraje Yama No Anata - Para Além das Montanhas (Beyond the Mountains) –también estrenado en Róterdam–, la tokiota-lisboeta rememoraba su mudanza de Japón a Portugal mediante la correspondencia que mantuvo con el resto de familiares y amigos que permanecieron en su país natal, en A volta ao mundo quando tinhas 30 anos Koretzky recrea el arrebato viajero de su padre Jiro Koretzky, quien dio la vuelta al mundo en coche cuando tenía treinta años, como señala el título del film.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

El salto al largometraje de la directora supone un cambio de la primera persona a la tercera en el punto de vista de la narración de las odiseas familiares. Sin embargo, esta alteración esencial pasa desapercibida, puesto que el film construye una suerte de puente invisible entre el padre y la hija. La directora –omnipresente en la película a modo de narradora en off en japonés de los diarios que el padre escribió– se apropia de la epopeya de Jiro Koretzky, como si ésta deseara identificarse con el pasado viajero de su progenitor, alegando que su naturaleza de trotamundos también fue heredada por ella, mágicamente, en algún momento de su vida.

A volta ao mundo quando tinhas 30 anos combina fotografías que tomó Jiro Koretzky en la década de los setenta con filmaciones contemporáneas en super8, realizadas por la hija, en las que aparece el padre (a su edad actual) paseando, dibujando en su jardín, manipulando los negativos de esas viejas fotos, o manteniendo conversaciones con los fantasmas de su pasado. Así, la dimensión temporal de la película acaba robando protagonismo a la esfera espacial, es decir al tema central del film: los países y ciudades que Jiro visitó. La película se descubre como una superposición de capas temporales en plena narración sobre el aspecto del mundo durante los años setenta. 

Asimismo, los lugares y los encuentros con todo tipo de personas son detallados con extrema fascinación, dado que fueron descritos por alguien que accede a éstos por primera y última vez, sabiendo que nunca volverá a pisar esas tierras o reencontrarse con esa gente. La cineasta lee los romances o las nuevas amistades que mantuvo su padre sin pudor alguno. Añadiendo, también, sus explicaciones sobre el choque cultural que hallaba en ciertos lugares, especialmente en la URSS o Estados Unidos, así como los conflictos bélicos que se avecinaban en Oriente Medio, la extraña arquitectura de ciudades como Barcelona, o la belleza de los paisajes portugueses que rodeaban las carreteras por las que conducía.

A volta ao mundo quando tinhas 30 anos ha sido producida por C.R.I.M. La compañía portuguesa también se encarga de las ventas al extranjero.

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.