email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

GÖTEBORG 2019

Crítica: Privacy of Wounds

por 

- Dalia Kury encierra a tres sirios en una celda durante tres días para capturar verdades sobre su experiencia como prisioneros políticos del régimen de Assad

Crítica: Privacy of Wounds

En liza en la Competición de Documentales Nórdicos del reciente Festival de Göteborg, Privacy of Wounds [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
es el último film de la galardonada directora afincada en Oslo Dalia Kury (Possessed by Djin, 2015). Privacy of Wounds es un documental casi observacional en el que tres hombres —Hasan, Mazen y Khaldoon— que fueron prisioneros políticos en varias ocasiones durante el régimen de Assad en Siria, se meten juntos en una celda durante tres días. La celda se ha construido en pleno Oslo, y Kury, que es un cuarto e instrumental personaje de la cinta, asiste a lo que sucede desde una sala de observación, comunicándose con los “prisioneros” mediante altavoces y llevándoles comida.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

La situación no es un ejercicio de reconstrucción al estilo de la ganadora del premio a mejor documental de la Berlinale 2017, Ghost Hunting [+lee también:
crítica
tráiler
ficha del filme
]
, de Raed Andoni, o del film de Erik Poppe Utoya, 22 de julio [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Erik Poppe
ficha del filme
]
. En la cinta de Andoni, hombres palestinos representaban su propia tortura y humillación a manos de los israelíes en la tristemente célebre cárcel de Moscobiya, en Jerusalén Oeste, mientras que el plano secuencia de Poppe es una reconstrucción con víctimas reales.El propósito de Kury es más sencillo, y consiste en crear una situación en la que los antiguos prisioneros políticos puedan hablar entre ellos, en sus propios términos. La directora cree que el relato de Siria, tal y como lo cuentan los medios, la prensa occidental en particular, difiere del modo en que estos hombres describen sus experiencias entre ellos. Kury quiere proyectar en la gran pantalla los matices y particularidades de lo que ellos se dicen en privado. Su segundo objetivo es descubrir qué es lo que ha permitido a estos hombres no solo sobrevivir al trauma, sino además prosperar en sus nuevos hogares, en diferentes partes de Europa. 

A este respecto, la realizadora no consigue plenamente lo que se propone. Aunque resulta evidente que el tono de la conversación, el humor y la creación de vínculos entre ellos tiñen lo que se dice de un matiz particular, y que sus palabras están más cargadas de emoción que los relatos factuales que aparecen en las noticias, los hombres parecen tan conscientes de lo artificioso de la situación, así como de las cámaras, que resulta difícil determinar si están siendo ellos mismos o actuando. Esta opinión podría parecer cínica, si no fuera porque la presencia de Kury en la película también resulta perturbadora. La directora está en todas partes: observa a los hombres a través de pantallas en una sala aparte, les lleva la comida y les habla por los altavoces, y en un momento dado, llega a indicarles que esperen antes de hablar sobre tortura. Los tres hombres saben que ella les está mirando en todo momento. Además, resulta difícil saber cuánto tiempo transcurre, pero la decisión de Kury de cortar la película a unos saludables 70 minutos a partir de los tres días de metraje que había rodado es todo un acierto, dado que la mayor parte del film consiste en tres hombres hablando en una habitación sobre acontecimientos que no vemos. 

Al final, lo más sorprendente y valioso de la cinta son las personalidades decididas de estos hombres tan diferentes; cada uno tiene una historia única que contar, pero les une su capacidad de no dejar que el encarcelamiento y la tortura les defina.

Privacy of Wounds es una producción de Jonathan Borge Lie para la compañía noruega UpNorth Film (que también llevan las ventas internacionales), en coproducción con la francesa Cinéphage.

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.