email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

RÓTERDAM 2019 Competición Bright Future

Crítica: End of Season

por 

- La película de Elmar Imanov, ganadora del Premio FIPRESCI de la sección Bright Future del IFFR, retrata los límites de la modernidad en la sociedad contemporánea de Azerbaiyán con un inquietante drama familiar

Crítica: End of Season
Zulfiyye Qurbanova en End of Season

El director, productor y guionista azerbaiyano asentado en Alemania Elmar Imanov presentó su ópera prima End of Season [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
en la competición Bright Future del 49° Festival de Róterdam. El film galardonado con el Premio de la Crítica FIPRESCI del certamen neerlandés plasma la desintegración de una pequeña familia encarcelada en un apartamento de la periferia burguesa de la capital. Esta excelente película, coescrita a cuatro manos por el cineasta y su hermano Anar Imanov, arranca ciñéndose a los lugares comunes del drama familiar. Sin embargo, la descripción de la frustración matrimonial que sufren los protagonistas no es más que un pretexto para acceder a la denuncia social que esconde la ficción. Llegados al ecuador de la película, ésta revelará su crítica al comportamiento extravagante que los bakuenses exsoviéticos han adoptado desde que Azerbaiyán fue catapultado hacia el capitalismo.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

El extenso prólogo que ocupa los primeros cuarenta y cinco minutos de End of Season nos presenta a tres seres viviendo bajo el mismo techo, sin conocerse realmente. Se trata de tres miembros de una familia, rendida a la infelicidad y la alienación, que sólo comparten sus lazos de sangre y el deseo de escapar de esa prisión. Primero, conocemos al hijo Mahmud (Mir-Movsum Mirzazade): el único de los tres compañeros de celda que intenta hacer realidad su sueño con cierta sensatez. Así, el adolescente pasa los días buscando piso para llevar a cabo su esperada emancipación familiar. En el otro extremo, en cambio, se sitúa el patriarca disfuncional. Samir (Rasim Jafarov) encarna el prototipo de padre y marido ausente que se evade vaciando botellas de whiskey a escondidas. Más adelante, daremos con la pieza clave de este relato. La madre, llamada Fidan (Zulfiyye Qurbanova), desatará el caos cuando se fugue sin dejar rastro, imitando la icónica desaparición inexplicable de Léa Massari en La aventura.

La ausencia, así como la posible reaparición de la mujer, pone en estado de alerta a quienes permanecían adormecidos, tal y como sucedía en la obra maestra de Michelangelo Antonioni. No obstante, aunque los protagonistas de End of Season compartan la misma desidia existencial de la sociedad italiana adinerada de los sesenta que puso en escena Antonioni a lo largo de su carrera, los hermanos Imanov han añadido el paso del comunismo al capitalismo a su ecuación. Pues, los guionistas han definido su ficción como una representación de ese clima de incertidumbre en el que viven los azerbaiyanos, atrapados en un abismo entre la sociedad tradicional de antaño y la presunta modernidad liberal que les toca vivir a imagen y semejanza de Occidente.

End of Season ha sido producida por la compañía alemana Color of May. Las ventas al extranjero de la película están a cargo de Pluto Film.

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.