email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

SUNDANCE 2019 Competición World Cinema Dramatic

Crítica: The Last Tree

por 

- La historia semiautobiográfica de Shola Amoo reflexiona sobre la adolescencia difícil de un joven negro en la Gran Bretaña actual

Crítica: The Last Tree
Sam Adewunmi en The Last Tree

The Last Tree [+lee también:
tráiler
entrevista: Shola Amoo
ficha del filme
]
, proyectada en la sección World Cinema Dramatic del Festival de Cine de Sundance, es una historia semiautobiográfica que explora cuestiones como la raza, la familia y la identidad en la Gran Bretaña actual, narrada en un tono llamativo y lastimero. La película ha sido escrita y dirigida por Shola Amoo, que sorprendió en 2016 con su ficción multimedia A Moving Image, donde mezclaba documental, ficción y arte para hablar sobre la gentrificación de Brixton, South London, una zona que ha visto huir a las minorías étnicas y a la clase obrera debido al aumento del precio de las viviendas.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

El segundo trabajo de Amoo está narrado con un estilo cinematográfico más tradicional y nos presenta al joven Femi (interpretado por Tai Golding), mientras corre campo a través con sus amigos blancos en Lincolnshire. La escena recuerda a Ratcatcher, de Lynne Ramsay, donde el protagonista corre por el campo en el momento más feliz de su vida. El trabajo de cámara del colaborador habitual de Amoo, Stil Williams, pone énfasis en la poética, un cambio a mejor en el realismo descarnado que muchos cineastas actuales han elegido para retratar la experiencia urbana negra. Hasta hay un tributo al característico travelling de Spike Lee.

Femi, de 11 años, vive con su madre adoptiva blanca, Mary (una adorable Denise Black). Aunque llame la atención por ser la única persona negra del barrio, parece un entorno seguro. Pero la perspectiva de Femi cambia cuando se va a vivir con su madre biológica, Yinka (Gbemisola Ikumelo). Su método de crianza es matriarcal y autoritario y, en el colegio, a pesar de la diversidad racial, es apartado por su ascendencia africana. No importa dónde se encuentre, siempre se siente un extraño. Es un bagaje que todavía lleva consigo cuando la película da un salto temporal hasta sus 16 años. Femi (Sam Adewunmi) rechaza a su madre pero tampoco encuentra consuelo en su grupo de amigos.

Femi es un alma débil con una crisis de identidad. Escucha The Cure con auriculares, mientras comenta con sus amigos su amor por Tupac y el hip-hop. Otra señal de su conflicto interno es que se siente atraído por otros marginados y se enamora de una chica, Tope (Ruthxjiah Bellenea), que tiene sus propios conflictos con la raza, la identidad y bullying, pero parece más capacitada que él para afrontarlos. A pesar de su naturaleza, Femi se ve arrojado a la violencia. Amoo ofrece un rayo de esperanza en la figura de Mr Williams (un excelente Nicholas Pinnock), un profesor que comprende la presión a la que se ve sometido.

La película sorprende constantemente: toma direcciones inesperadas y ofrece una reinterpretación psicológica de los clichés sobre adolescentes negros en el cine. El desvío a Lagos también es conmovedor y añade otra capa emocional a la herencia de Femi. Aunque Amoo no siempre acierta, hay complejidad y una investigación profunda que suele perderse en otras películas similares sobre angustia adolescente (y debe ser elogiado por ello).

The Last Tree es una presentación de BFI y GPM de una producción de Prodigal (Reino Unido), en asociación con Hartley Media Limited y Privateer Pictures. Green Point Media gestiona las ventas internacionales.

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.