email print share on facebook share on twitter share on google+

BERLÍN 2019 Competición

Crítica: Out Stealing Horses

por 

- BERLÍN 2019: El noruego Hans Petter Moland se atreve con el popular bestseller de Per Petterson con buenos resultados gracias a su leal Stellan Skarsgård

Crítica: Out Stealing Horses
Stellan Skarsgård en Out Stealing Horses

El gran prestigio del cine escandinavo contrasta significativamente con la representación de estos países en las competiciones principales de las grandes muestras de cine. El año pasado, The Real Estate [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Axel Petersén y Måns Månsson
ficha del filme
]
fue la primera competidora sueca del Festival de Berlín en nueve años, y en 2019, Noruega estará en liza con su octava admisión a la competición desde el comienzo de la Berlinale en 1951. En este exclusivo club, el realizador Hans Petter Moland es el indiscutible Mr Noruega, pues la Berlinale le ha seleccionado cuatro veces: con The Beautiful Country, A Somewhat Gentle Man [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Hans Petter Moland
ficha del filme
]
, Uno tras otro [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Hans Petter Moland
ficha del filme
]
y ahora, Out Stealing Horses [+lee también:
tráiler
entrevista: Hans Petter Moland
ficha del filme
]
. Como es ya habitual en las cintas de Moland, el rol principal está interpretado por Stellan Skarsgård, por lo que los suecos también podrán sentir que han pasado por el ojo de la aguja. 

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)Cinesquare Internal News

La película, basada en el popular y muy traducido bestseller Salir a robar caballos, de Per Petterson, arranca en 1999, justo antes del cambio de milenio. Trond (Skarsgård), un hombre de 67 años, tiene ganas de pasar una Nochevieja tranquila: "Me emborracharé, como corresponde, y luego dormiré tan profundamente como sea posible sin estar muerto", nos informa en off su exquisita voz de barítono. Este hombre "afortunado" (según él mismo) acaba de comprar una cabaña en una zona rural muy remota de Noruega. Allí disfrutará de los pequeños momentos de la vida cotidiana y simplemente dejará que el tiempo pase.

El admirable plan de Trond se ve frustrado por un vecino lejano que resulta ser un recordatorio viviente de un pasado todavía más lejano. Pronto, una serie de flashbacks de años pasados se va abriendo paso por la película.

El vecino se llama Lars; es el mismo Lars que vivía en esa zona con su familia en el verano de 1948. Por aquel entonces, un Trond de 15 años y su padre alquilaron una cabaña (la misma de ahora) e hicieron las cosas divertidas que les gusta hacer por lo general a los descendientes de vikingos: talar árboles, hacer el pino desnudos bajo la lluvia y robar caballos. Al menos, así es como el hermano mayor de Lars, Jon, describe sus incursiones con Trond en la granja de al lado para montar a pelo los caballos. Trond disfruta de una feliz entrada en la edad adulta. Entonces, llegan las tragedias: muerte, traición, abandono y más muerte; todo ello dejará marca en Trond, Lars, Jon y sus familias durante décadas. No es de extrañar que el "afortunado" Trond necesite hibernar al final de 1999. 

Adaptar la novela de Petterson —240 páginas, extraordinariamente compuestas, que saltan entre 1943, 1948, 1956 y 1999— parece una misión imposible. El guion de Moland es digno de admiración, pero también requiere que el espectador no pestañee. Sin embargo, un maravilloso corpus de reflexiones interiores de Trond no figura en el film (una de muchas buenas razones para leer el libro).

La cinta de Moland difícilmente podría ser más hermosa: captura la esencia de un verano perdido hace tiempo en el que todo era bello, dulce y bueno; plasma el frío, la oscuridad, los momentos de angustia y la melancolía de días pasados y oportunidades perdidas. El reparto, repleto de grandes intérpretes escandinavos, es brillante. Mr Noruega ha vuelto a encontrar en su leal sueco Skarsgård un excelente actor principal, quizás merecedor del Oso. El momento en el que su personaje habla de "no golpear a ese hombre en Karlstad" es puro Stellan.

Out Stealing Horses es una producción de 4½ Fiksjon AS copoducida por Helgeland Film, Zentropa, Zentropa Sweden, Nordisk Film y Film i Väst. Las ventas están a cargo de TrustNordisk.

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.