email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

BERLÍN 2019 Forum

Crítica: Monsters.

por 

- BERLÍN 2019: La historia de amor atormentado de Marius Olteanu, que se proyecta en Forum, explora el compromiso y la presión social

Crítica: Monsters.
Cristian Popa y Judith State en Monsters.

El primer largometraje del director rumano Marius OlteanuMonsters. [+lee también:
tráiler
entrevista: Marius Olteanu
ficha del filme
]
, que acaba de proyectase en la sección Forum de la 69ª edición de la Berlinale, bien podría haber causado un escándalo con su historia de amor reflexiva e inquisitiva. La película consigue enganchar al espectador con una reflexión sobre la futilidad del amor, la presión social, el compromiso y el ruido ensordecedor propio del mundo moderno.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

La historia, escrita por Olteanu, se divide en tres partes: primero, sigue a Dana (Judith State, conocida por interpretar a la esposa del protagonista de Sieranevada [+lee también:
crítica
tráiler
Q&A: Cristi Puiu
ficha del filme
]
, de Cristi Puiu), que llega a Bucarest en tren. La vemos llorar en un baño público y, a continuación, buscar un taxi. Su conversación con el conductor (Alexandru Potocean) y una propuesta inesperada revelan que se encuentra en una encrucijada en su vida personal. En la segunda parte, seguimos al marido de Dana (Cristian Popa); y en la tercera, aparecen juntos.

El punto fuerte de la película no reside en las grandes revelaciones o enfrentamientos, sino en la exploración profunda de lo que quieren los personajes, de lo que los mantiene juntos y de lo que los puede llevar a separarse. Olteanu se centra en los detalles que permiten al espectador deconstruir la cronología de la película (los acontecimientos de las dos primeras partes se desarrollan de forma simultánea) para unir las diferentes perspectivas de Dana y Arthur. La película también funciona sin este esfuerzo por parte del público, pero ambas perspectivas nos ofrecen una panorámica que desvela el misterio de su drama y la dimensión del  desafío.

El guión de Olteanu, concebido como una sinfonía para cada uno de los protagonistas y después como un dueto, está plagado de cacofonías de voces secundarias: el ruido de la estación de tren, la búsqueda frenética de una canción en la radio del taxi, una conversación absurda o el parloteo en un bautizo. Parece que Dana y Arthur nunca pueden estar solos con sus pensamientos. Este barullo, controlado por los diseñadores de sonido Ioan Filip y Dan Ştefan Rucăreanu, señalan el caos de la vida moderna, repleta de información irrelevante y ruido ensordecedor.  

Monsters. también habla de la presión social y del compromiso; de cómo uno debe ceñirse a lo que otros esperan de él o de ella. Es como si Dana y Arthur deambulasen por un bosque peligroso donde los animales salvajes intentasen atacarlos sólo porque es lo que se espera de ellos. Desde este punto de vista, Şerban Pavlu parece un lobo grande y malvado que acentúa las dificultades del sexo gay casual. Cuanto más conocemos a Dana y Arthur, mejor comprendemos que no tienen nada que ver con los monstruos del título…

Aunque no es nueva, la decisión de Olteanu de grabar los dos primeros capítulos en formato cuadrado funciona muy bien a nivel simbólico. ¿En algún momento estamos preparados para recibir a otra persona en nuestra vida? ¿Somos capaces de recibir a alguien y de no verlo como un intruso, sino como un compañero en todos los sentidos? O, dicho de otra manera, ¿estamos preparados para romper con la prisión del pasado y abrazar de verdad una decisión que irrevocablemente nos arroja a un futuro incierto?

Monsters.ha sido producida por Parada Film (Rumanía) en coproducción con WearebascaAlpha Violet gestiona los derechos internacionales. 

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.