email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

BERLÍN 2019 Panorama

Crítica: El viaje de Marta

por 

- BERLÍN 2019: El segundo largo de la catalana Neus Ballús fusiona hábilmente la historia iniciática de una joven con las intrincadas capas de su ambientación poscolonial

Crítica: El viaje de Marta
Sergi López, Elena Andrada y Diomaye Augustin Ngom en El viaje de Marta

"Si algo sé, es que no estudiaré turismo", dice la barcelonesa Marta, justo antes de cumplir los 18, ante un grupo de turistas y su padre, Manel, un veterano agente de viajes. Están en Senegal; Manel quería probar algunos hoteles del país, y se ha llevado a Marta y su hermano pequeño, Bruno. Divorciado de la madre de estos desde hace años, a Manel este viaje le parece la oportunidad perfecta para pasar tiempo de calidad, "con todo incluido".

En El viaje de Marta [+lee también:
tráiler
entrevista: Neus Ballús
ficha del filme
]
, de la directora catalana Neus Ballús, que se proyecta en el Panorama de la 69ª Berlinale, a Marta (Elena Andrada, una primeriza con un talento natural) no le entusiasman nada los safaris sofocantes y los espectáculos folclóricos. La chica se anima en seguida cuando aparece un grupo de niños nativos, pero pronto se la llevan para participar en una rutina agrícola "tradicional". Bruno se queja del "internet de mierda", el resto del grupo son personas mayores con grandes barrigas y/o permanentes cutres, y Manel no deja beber a Marta, ni siquiera un mojito. Un día, la joven oye hip-hop local cuando entra en su habitación, donde una de las limpiadoras, Aissatou, escucha música con su móvil mientras limpia. El destino quiere que Aissatou se deje el teléfono; Marta lo encuentra y se lo devuelve, y ambas se hacen amigas. Marta conoce también a Khouma, un chico que graba vídeos de turistas, que estos compran como souvenirs. Con dos nuevos amigos de su propia edad y de fuera del restrictivo recinto del complejo hotelero, Marta cruza las puertas restringidas al personal (Staff Only) y entra en el mundo real. 

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Y no se trata del mundo al que está acostumbrada, como le advierte su padre. "Es el caos: tú eres blanca. Tenemos que permanecer juntos". Pero Marta no se deja intimidar. La chica "hace novillos" de la noche de bingo en el hotel y se adentra en la escena nocturna, e incluso coge un poco de dinero de su padre para comprar una nueva cámara a Khouma. Y efectivamente, la situación acaba siendo un caos: las cuestiones de ser blanca, de permanecer juntos, de intimidarse y hacer lo correcto surgen todas a la vez.

El segundo film de Ballús tras su docudrama debut, La plaga [+lee también:
crítica
tráiler
ficha del filme
]
, tiene una estructura narrativa más tradicional, pero incorpora intrincadas capas que funcionan bien. Básicamente, estamos ante una historia iniciática sobre una joven que casi es mujer y un padre que trata de mostrar autoridad con torpeza (excelente interpretación de Sergi López, uno de los pocos actores profesionales de la película). La ambientación poscolonial, con los dos lados de la valla mirándose mutuamente con entusiasmo y frustración, encaja a la perfección con la historia, pues se abordan tanto los problemas como las posibilidades. Y a pesar de sus dudas iniciales, solo podemos esperar que alguien con la audacia de Marta se dedique al turismo algún día.

El viaje de Marta es una producción de Ikiru Films (España), El Kinògraf (España), Turanga Films (España), La Terraza Films (España) y Les Films Hatari (Francia). Las ventas internacionales están a cargo de Film Factory Entertainment.

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.