email print share on facebook share on twitter share on google+

BERLÍN 2019 Panorama

Crítica: La Arrancada

por 

- BERLÍN 2019: En su primera película, sobre la atleta cubana Jenniffer, Aldemar Matias graba a su familia y a su país, pero crea una película que no consigue dejar una impresión duradera

Crítica: La Arrancada
Jenniffer Rodriguez Lamoth en La Arrancada

Cigarrillos, mojitos, playas paradisíacas, crímenes perpetrados por el régimen de Fidel Castro… Cuba suele presentarse en blanco y negro. El término medio, o zona gris, que uno podría llamar “vida cotidiana”, aparece poco en la película. Pero el debutante brasileño Aldemar Matias empieza La Arrancada [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
(proyectada en la sección Panorama de la 69ª edición de la Berlinale) en un aula, y tiene una buena razón para hacerlo.  

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Presentarle al público a Jenniffer y a sus compañeros de equipo, a quienes se les recuerda que los atletas son figuras destacadas en la sociedad cubana. Son comparados con los antiguos dioses que vivían en el Monte Olimpo. Todos los que corren, saltan o arrojan objetos vestidos con los colores nacionales son patriotas. Pero, ¿qué pasa cuando el cuerpo de una persona no quiere cooperar a causa de una lesión? ¿El atleta es un patriota o no? Jeniffer podría tomarse un descanso pero su déspota madre le exige que continúe su entrenamiento. Después de todo, es su deber como patriota. Pero también apoya a su hijo, que planea irse del país por un largo periodo de tiempo.

Matias presenta a una familia cubana moderna estándar con toda su complejidad y contradicciones. Establece un contacto muy íntimo con Jenniffer y su familia para crear un estudio de personajes efectivo. La cámara sigue de cerca a la temática de la película pero nunca da la sensación de ser una intrusa o una presencia indeseada que altera el curso natural de los hechos. Este tipo de relación con los protagonistas puede verse como un signo de talento para la dirección de documentales (sin importar que Matias haya trabajado previamente con la protagonista).

Desafortunadamente, a la película le falta profundizar un poco, ya que no va más allá del análisis básico de la temática. La Arrancada, que tiene un tempo agradable, es un entretenimiento bueno y corto (63 minutos) pero no consigue dejar una impresión duradera. Sin embargo, esto no debería servir para desalentar al director quien, después de terminar una carrera, debería descansar un poco y prepararse para la siguiente.

La Arrancada ha sido coproducida por Francia, Cuba y Brasil. David Hurst, de Dublin Films, produjo la película y FiGa Films gestiona los derechos internacionales.

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.