email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

BERLÍN 2019 Forum

Crítica: Khartoum Offside

por 

- BERLÍN 2019: El primer largo documental de la directora sudanesa Marwa Zein se centra en el papel de las jugadoras de fútbol en un país con una sociedad estrictamente islámica

Crítica: Khartoum Offside

Khartoum Offside, el título del primer largometraje documental de la cineasta sudanesa Marwa Zein, nos recuerda inevitablemente a otra película sobre las mujeres y el fútbol en un país islámico: la maravillosa Offside (Fuera de juego) (2006) de Jafar Panahi. Mientras que en esa película las mujeres se hacían pasar por hombres para conseguir entrar al estadio y ver un partido, en el animado, conmovedor y en ocasiones poético documental de Zein, las heroínas luchan por su derecho a jugar a este deporte y poder formar parte de la selección femenina de fútbol de su país. La película acaba de estrenarse mundialmente en la sección Forum de la 69ª edición de la Berlinale.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Al principio de la película aparece un texto de apertura que dice: “En el régimen militar islámico de Sudán está prohibido que las mujeres jueguen al fútbol y hagan películas. Sin embargo…” Esto genera cierta confusión inicial en el espectador, pues las escenas que siguen a continuación demuestran claramente lo contrario. Vemos a varias mujeres (algunas con la cabeza cubierta y otras sin cubrir) jugando al fútbol en un campo improvisado. Aunque la película no hace ninguna referencia temporal específica, las notas de prensa indican que se filmó durante un período de cinco años, por lo es probable que la ley no fuera demasiado estricta, o bien que hubiera sido modificada durante ese tiempo. 

Sin embargo, este conflicto socio-político-humanístico queda relegado a un segundo plano en la vida, las creencias y los sueños de las protagonistas. La más importante de las cinco, y también la más apasionada del fútbol, es Sara, una chica de pelo rizado que nunca se cubre la cabeza. Es una gran seguidora del FC Barcelona y está más que dispuesta a conseguir que el fútbol femenino gane reconocimiento y un carácter oficial en un país que se encuentra en un caos constante. La pantalla se ilumina cada vez que la cámara de Zein captura su resplandeciente mirada y gran sonrisa.

Al verla bromear con sus amigas y posibles compañeras de equipo sobre lo difícil que sería golpear el balón con la cabeza llevando velo, nos damos cuenta de que estas mujeres son almas libres, a pesar de que la sociedad religiosa y dominada por hombres en la que viven intente cortarles las alas en muchas ocasiones. En general, el documental es bastante optimista y a menudo alegre, y la cámara de Zein nos regala maravillosos momentos de compañerismo en las soleadas y polvorientas calles de Khartoum, así como el esfuerzo de las chicas por lograr competir con jugadoras de otros países.

Tampoco es que no toquen el tema de la política. En la película se observan varios debates sobre la secesión de Sudán del Sur y por qué Sudán forma parte de la Liga Árabe. Como argumenta una de las chicas: “Somos musulmanas, pero somos africanas, no árabes”.

La última parte del documental se centra en la elección de cargos de la federación y en la esperanza de que una nueva presidenta de la sección femenina pueda tener la oportunidad de luchar por una selección femenina en condiciones que aspire a competir en el Mundial.

Entre las escenas mayoritariamente dinámicas y de corte rápido de diálogos y partidos de fútbol, encontramos una secuencia especialmente bonita y poética en la que la cámara de Zein se detiene en el cuerpo desnudo de una de las chicas y ofrece planos de gran detalle que revelan poco más que la textura de su piel. Puede que sean aficionadas al fútbol en una sociedad musulmana estrictamente patriarcal, pero las protagonistas son, por encima de todo, mujeres jóvenes muy conscientes de su sexo y de su cuerpo, y con la necesidad de empoderarlos y protegerlos.

Khartoum Offside es una coproducción de la sudanesa ORE Productions y de la filial noruega y danesa de Stray Dog Productions. ORE posee los derechos internacionales.

(Traducción del inglés por Inés Seller)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.