email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

BERLÍN 2019 Competición

Crítica: Synonymes

por 

- BERLÍN 2019: Sobre la premisa “Un israelí en París”, Nadav Lapid construye una historia brillante e indescriptible

Crítica: Synonymes
Tom Mercier y Louise Chevillotte en Synonymes

Por lo general, la sorpresa del Festival de Berlín suele llegar en el último tercio de la competición, y la presente edición no es una excepción: Synonymes [+lee también:
tráiler
entrevista: Nadav Lapid
ficha del filme
]
, de Nadav Lapid, es una película genial, que no tiene equivalente a pesar de su título. Que esta obra exuberante y rigurosa sólo pueda describirse por sí misma dice mucho de ella, pero podríamos empezar por su personaje principal, Yoav (Tom Mercier), un israelí que desembarca en París con un diccionario “ligero pero completo” y un hastío profundo de su país belicoso, por lo que desea hacerse francés y ser enterrado en Père Lachaise.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

También es necesario presentar el decorado: París, que se proyecta en todos los sentidos, y una serie de apartamentos. De golpe, Yoav aparece desnudo y solo en una habitación vacía. Se trata del apartamento chic de Émile (Quentin Dolmaire, el héroe de Tres recuerdos de mi juventud [+lee también:
crítica
tráiler
ficha del filme
]
, de Arnaud Desplechin) y Caroline (Louise Chevillotte, la joven maestra de Amante por un día [+lee también:
crítica
tráiler
ficha del filme
]
, de Philippe Garrel) que lo han recogido cuando estaba a punto de morir de frío y que se convertirán en sus amigos, protectores y oyentes de sus historias a lo largo de la película. A partir de este encuentro, se suceden escenas y diálogos desplazados, literarios e inenarrables, que podrían ser independientes. 

Sin embargo, el conjunto se articula en torno a un eje sólido (y no estamos hablando de la significativa presencia del tótem israelí que Yoav tiene pegado al cuerpo y que aparece en las divertidas escenas de desnudez que componen el relato): la especie de metamorfosis francesa a la que Yoav se lanza en cuerpo y alma (pues a pesar de su alegre verbalidad, la película es puramente física) para chocar una y otra vez contra el muro de su identidad nacional. Establece un régimen estricto y completo, cuasi militar, pero dicha disciplina se ve interrumpida por explosiones de deseo, rabia y desesperación (pelea, corre o baila) que traicionan la lucha que se produce en él, entre el lugar de donde viene y el lugar al que quiere pertenecer.

A menos que la discordancia venga de que para eliminar de su persona el sistema binario de su país, proceda de forma maniquea al rechazar por completo una identidad en favor de la otra, a partir de concepciones radicales tanto de su país de origen y como de su país de destino (aunque como muestra su curso de naturalización, en un tercer país, francés o israelí serán sinónimos de extranjero). La ironía es que eso también ocurre en Francia, ya que en la clase donde Yoav aprende a ser francés le impondrá un juego de “verdadero o falso”.

En cuanto a la fotografía, Lapid opta por no limitarse a ninguno de los numerosos recursos del cine. Usa el diccionario cinematográfico sin ninguna incoherencia, más bien todo lo contrario: primeros planos o planos americanos, ángulos diversos y variados, blancos inmaculados, noches y colores, imagen agitada o fija. Para finalizar, deberíamos recurrir a antónimos para describir su película: exuberante y bien dirigida, cerebral y vigorosa; Synonymes es todo a la vez y por eso escapa a toda definición.

Synonymes ha sido coproducida por SBS Productions con Pie Films (Israel), Komplizen Film (Alemania) y Arte France Cinéma. SBS Distribution la distribuirá en los cines franceses el 27 de marzo, mientras que SBS International gestiona los derechos internacionales.

(Traducción del francés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.