email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

BERLÍN 2019 Forum

Crítica: Earth

por 

- BERLÍN 2019: Nikolaus Geyrhalter presenta uno de los documentales medioambientales más importantes y estremecedores de los últimos años

Crítica: Earth

Tan solo un par de meses después del estreno mundial de su película The Border Fence [+lee también:
crítica
tráiler
ficha del filme
]
en el IDFA, el prolífico documentalista austriaco Nikolaus Geyrhalter llega a lasección Forum de la Berlinale con una nueva película, Earth [+lee también:
tráiler
entrevista: Nikolaus Geyrhalter
ficha del filme
]
, uno de los documentales más fundamentados, detallados, estremecedores y épicos de los últimos años.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)
LIM Internal

Tomando su inspiración del concepto del Antropoceno, que describe el hecho de que la acción humana tiene un impacto físico sobre el planeta mayor que el de las propias fuerzas de la naturaleza, Geyrhalter explora las intervenciones a gran escala con las que estamos cambiando la Tierra, en ocasiones de forma positiva pero, en la mayoría de los casos, de forma negativa.

El director visita siete lugares de América del Norte y de Europa. La película comienza en el Valle de San Fernando en California, donde algunos trabajadores están literalmente “moviendo montañas”, alterando el paisaje con excavadoras y otras máquinas gigantescas. Su próxima parada es el Paso del Brennero, situado entre Austria e Italia (el mismo lugar en el que se rodó The Border Fence), donde muestra la excavación de un nuevo túnel a partir de la “carne de la montaña”, en palabras de uno de los ingenieros. Mientras tanto, en las minas de carbón de Gyöngyös en Hungría, los mineros extraen el mineral sin tener prácticamente ninguna consideración por la superficie del terreno. En Carrara (Italia), el conocido mármol se extrae “picando las montañas”. Las minas de cobre de Riotinto y las cercanas minas de plata de Corta Lago en España, son conocidas como las minas más importantes del Imperio Romano, pues se en la antigüedad se utilizaban para financiar operaciones militares en el norte de Europa, y además, siguen siendo un lugar clave para la producción de materiales que utilizamos diariamente en ámbitos como la electrónica o la comunicación. Las antiguas minas de sal de Asse en Wolfenbüttel (Alemania) han sido utilizadas durante décadas para almacenar desechos nucleares, debido a la profundidad de los pozos y a la distancia a la que se encuentran de las fuentes de agua. Por último, en Fort Mackay (Canadá), concretamente en las, por desgracia, famosas arenas bituminosas de Alberta (más conocidas por haber aparecido en el increíble documental Petropolis de Peter Mettler), Geyrhalter habla con nativos de la zona porque el uso de cámaras y el acceso a personas no autorizadas está terminantemente prohibido.

Geyrhalter embellece este tema tremendamente complejo con la rigurosa estructura narrativa que lo caracteriza, y funciona de maravilla. Cada secuencia comienza con una vista aérea de cada lugar, seguida de entrevistas con trabajadores y expertos, que se alternan con planos de las actividades que llevan a cabo para cambiar la Tierra. Algunos de ellos ofrecen testimonios más o menos predecibles, como los excavadores de California, que se sienten orgullosos de su trabajo y lo ven como una contribución a la sociedad; sin embargo, la consciencia de otros sobre el impacto negativo de sus acciones sobre el planeta resulta sorprendente.

Por ejemplo, un minero de carbón húngaro reconoce que se quedó hecho polvo cuando fue a ver los glaciares y se dio cuenta de cuánto había disminuido su tamaño en los últimos 100 años. En España, un ingeniero habla con los conocimientos geohistóricos de un profesor de universidad para demostrar que la labranza de la tierra, la fumigación, los pesticidas, la minería y la pesca de arrastre son actividades que dañan a nuestro planeta.

De forma similar a lo que hizo en The Border Fence, Geyrhalter ha escogido aquí un tema crucial para la humanidad y nos ha mostrado la gravedad de su impacto, pero también nos ha hecho ver que aún hay esperanza y que estos efectos aún se pueden revertir gracias a la sensibilización de las personas que se dedican a ello directamente. El problema está realmente en las personas para las que estas personas sensatas e inteligentes trabajan, o en aquellas a las que votan.

Earth es una producción de Nikolaus Geyrhalter Filmproduktion, con sede en Viena, y sus ventas internacionales están gestionadas por la austriaca autlook filmsales.

(Traducción del inglés por Inés Seller)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.