email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

ZAGREBDOX 2019

Crítica: Neighbors

por 

- En su nuevo documental, Tomislav Žaja analiza las posibilidades de que los pacientes con trastornos mentales se reintegren en la sociedad

Crítica: Neighbors

El cineasta croata Tomislav Žaja ya tiene más de 50 obras como productor, director o guionista, abarcando una variedad de géneros y formatos: ficción (incluyendo adaptaciones televisivas de teatro), cine experimental y documental, y producciones de corta, media y larga duración. Sin embargo, probablemente se le conoce por su trabajo en el campo del documental observacional. Su última cinta, Neighbors [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, se estrenó en Croacia a finales del año pasado, mientras que el estreno en festivales lo acoge ZagrebDox, en la competición regional.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Tras una cita sobre la libertad de Franz Kafka y un par de planos que orientan a los espectadores y los familiarizan con el medio de los antiguos pacientes de trastornos mentales, montado en paralelo con una secuencia de créditos sencilla con planos de drone de la ciudad croata de Osijek, aparece un texto que explica que, de acuerdo con la Convención sobre los derechos de las personas con discapacidad de la ONU, el centro de trastornos mentales de Osijek cerrará, y los pacientes se reintegrarán en la sociedad, recuperando lentamente el control de sus vidas. En su anterior documental de 30 minutos, Free, Žaja abordó el mismo tema de la reintegración, filmando a personas con discapacidades de aprendizaje que se reubicaban de una institución cerrada a un centro más abierto.

Sin embargo, Neighbors no es una precuela, ni tampoco una forma de desarrollo de proyecto del formato de corto al del largo. Las pretensiones son más amplias, y el grupo que se muestra aquí es heterogéneo. Algo que tienen en común es que han pasado una cantidad considerable de tiempo en centros cerrados (algunos llevan en esta situación desde siempre) y que tienen que reconstruir sus vidas. Si serán capaces de conseguirlo, ya es otro asunto.

Por suerte, tienen la posibilidad de conseguir ayuda según sus necesidades: algunos se quedarán en centros intermedios de integración, otros han heredado propiedades y algunos han aprovechado la oportunidad para emparejarse. Todos quieren vivir "como personas normales", pero esto significa algo diferente para cada uno: a veces, implica trabajar, otras, amar o soñar con tener hijos, otras, emigrar a Alemania, volver a contactar con su familia, encontrar un gato perdido o conseguir ayuda del ayuntamiento para trabajar como voluntario en la comunidad. Todo ello supone un gran reto para ellos, pero siempre pueden apoyarse en un terapeuta optimista y amable y un médico poco ortodoxo, con la mente muy abierta. 

Žaja tiene empatía, y claramente le importan las personas a las que graba, que participan en la cinta voluntariamente. A veces, hablan directamente a la cámara, pero con frecuencia, son filmados durante sus propias interacciones con otros pacientes o el mundo exterior. El principal objetivo de Žaja es revelar este mundo, y para lograrlo, ha tenido que sacrificar algo de calidad en la producción. El resultado final es un film con mucha alma, informativo y desprovisto de prejuicios que resulta un poco llano en lugar de sofisticado, aunque la fotografía de Jasenko Rasol tiene algunos toques acertados, al igual que el diseño de sonido y la banda sonora minimalista de Vjeran Šalamon. La abundancia de planos exteriores e incluso situacionales también contribuye a la atmósfera relajada y el mensaje de optimismo con respecto al destino de estas personas a las que por fin se les ha dado una primera oportunidad. 

Neighbors es una producción de Gral Film que ha contado con el respaldo del Croatian Audiovisual Centre (HAVC).

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.