email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

Crítica: Exfiltrés

por 

- El cineasta procedente del documental Emmanuel Hamon firma un thriller coral muy realista sobre el intento de rescate de una mujer que quiere dejar el Estado Islámico

Crítica: Exfiltrés
Kassem Al Khoja, Finnegan Oldfield y Swann Arlaud en Exfiltrés

“¿Quieres que te ayudemos a encontrar a una tarada que se ha unido a los asesinos de nuestras familias?”. En el momento en el que se plantea la espinosa cuestión del regreso a Francia de los que se habían alistado al bando del Estado Islámico, en particular mujeres y niños, surge un film inspirado en hechos reales que arroja luz de forma bastante original sobre la complejidad de ciertas situaciones individuales atrapadas en la tormenta de este conflicto. Con su primer largo de ficción, Exfiltrés [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, estrenado esta semana en las salas de Francia de la mano de Twentieth Century Fox, el documentalista Emmanuel Hamon logra dibujar un cuadro realista, creíble y de gran valor humano de varios personajes implicados en el caos sirio, dotando al mismo tiempo su film de un ritmo de thriller que entrecruza destinos. Una mezcla estilística que resulta interesante por su relativa escasez en el cine francés y por su presupuesto reducido, muy lejos de una gran producción.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

“¿Dónde está mi mujer?”. Sylvain (Swan Arlaud), un joven ayudante de quirófano que vive en un entorno más bien popular, se queda estupefacto cuando descubre que su pareja, Faustine (Jisca Kalvanda), no se ha subido al avión con Noah, el hijo de cinco años de ambos, para rencontrarse con una amiga en Turquía, sino que ha viajado a Siria para unirse al Estado Islámico. Sin embargo, esta asistenta social, que se sentía inútil en Francia y que tiene conocidos en el grupo terrorista, se desencanta muy rápido al llegar a Al Raqa. Descubriendo la falsedad de las promesas que le han hecho, vigilada como un pájaro en una jaula, no tarda en pedir auxilio. Pero las autoridades francesas que investigan las condiciones de su radicalización no se muestran comprensivas ante el cambio de opinión (“no tenemos los medios para llegar hasta allí, y aunque tuviéramos a algunos chicos en la zona, no arriesgaríamos sus vidas para esto”). De forma casual, el cirujano (Charles Berling) para el que trabaja Sylvain pone a este en contacto con su hijo Gabriel (Finnegan Oldfield), que trabaja en una organización humanitaria en Turquía, un trabajo que esconde actividades más secretas. Con la ayuda de Adnan (Kassem Al Khoja), un activista sirio que ha huido de Al Raqa y al que Gabriel ayudó a acceder clandestinamente a Francia, este último intentará orquestar la exfiltración de Faustine y Noah, una misión muy arriesgada...

Sin revolucionar el género, y avanzando a gran velocidad (la trama se extiende a lo largo de un mes) con un guion que a veces peca de gratuito para asegurar las interconexiones que requiere la trama, Exfiltrés demuestra no obstante numerosas buenas cualidades: interpretaciones sólidas, una excelente reconstrucción de la realidad siria (el rodaje tuvo lugar en Jordania, y el cineasta recurrió a muchos no profesionales que aportan una gran verosimilitud), un trasfondo muy bien documentado y aprovechado con inteligencia a través de pequeños detalles que reflejan el entorno del conflicto (los servicios secretos, la geolocalización de fotos, etc.) y por supuesto, suspense y ritmo, aunque el final feliz resulta un poco previsible (a pesar de la condena carcelaria). En suma, un “pequeño” y eficaz film que sobresale netamente de lo ordinario, gracias en parte a la originalidad de sus temáticas en comparación con las que aborda habitualmente la producción francesa, esquivando además el riesgo de ser una mera copia sin medios del estilo estadounidense.

Exfiltrés es una producción de Epithète Films; las ventas internacionales están a cargo de Playtime.

(Traducción del francés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.