email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

PELICULAS / REVIEWS

Crítica: Fisherman’s Friends

por 

- Un grupo de folk amateur compuesto por diez pescadores de Cornualles triunfa contra todo pronóstico en esta comedia optimista del británico Chris Foggin

Crítica: Fisherman’s Friends

La clásica vertiente optimista de la comedia británica sigue en buena forma con Fisherman’s Friends [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, que cuenta el improbable éxito de un grupo contemporáneo de Cornualles que canta canciones de marineros. Basada libremente en una historia real, esta ligera comedia musical pone una versión ficcionalizada del grupo en el centro de una fábula almibarada de redención y triunfo. 

Aunque está dirigida principalmente al mercado local (donde se estrenó esta semana de la mano de Entertainment Film Distributors, con un arranque bastante prometedor en taquila), la cinta también ha cerrado preventas en España (Sun Distribution) y Escandinavia (Scanbox). Pero a pesar de un reparto de lujo que incluye a actores de prestigio como James Purefoy y Tuppence Middleton, el film queda muy por debajo del listón que se marcaba, el de películas como Full Monty y Las chicas del calendario, pues la adorable premisa queda arruinada por un guion y una trama chapuceros de gravedad. 

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Con muy buenas intenciones, los guionistas de la película (Piers Ashowrth, Meg Leonard y Nick Moorcroft) tratan de montar la historia sobre un conflicto entre la Inglaterra metropolitana y la rural. El director, Chris Foggin, comienza con tomas impresionantes de Port Isaac, en Cornualles, que conserva su prosperidad gracias al sector pesquero y su atractivo turístico. A este rincón pintoresco llega Danny (Daniel Mays) con varios colegas de su agencia cazatalentos de Londres (Noel Clarke y Christian Brassington) para celebrar una despedida de solteros todo el fin de semana. Los orgullosos lugareños soportan a los forasteros ricos y condescendientes, pero solo hasta cierto punto; en cuanto desaparecen, se les llena la boca con palabras de la jerga tradicional de Cornualles, como "emmet" ("hormiga"). 

Casi al final del viaje, los londinenses se encuentran con un concierto al aire libre de los Fisherman's Friends, en el muelle principal. El grupo, que se presenta como "rock and roll de 1752" y se compone de diez pescadores vestidos con desaliño, cantan con brío canciones de marineros, para diversión de una multitud de todas las edades. Algunas tienen letras soeces (uno de los cantantes más viejos grita, "¿Nadie quiere comerse un Fisherman's Friend?"), pero el ambiente recuerda a una animada fiesta religiosa en el campo. Sorprendidos por la autenticidad de su folk, Danny se ofrece a los Friends como representante, comenzando la dudosa aventura de firmar con una gran discográfica (y seducir a la encantadora tabernera Alwyn, interpretada por Middleton).

Hasta ahí, todo bien. Pero en su segunda mitad, la cinta empieza a desafinar. Asistimos a una larga subtrama sobre la titularidad de la querida taberna de Port Isaac, que resulta prescindible y recuerda demasiado a otras películas de este tipo. Luego hay una escena vergonzosa en la que los Friends, que van a la gran ciudad en busca de fama y fortuna, se arrancan a cantar "What Shal We Do With the Drunken Sailor?" en un pub de moda en la zona este de Londres. Esta secuencia tan absolutamente inverosímil representa las dificultades de los realizadores para hacer justicia cinematográfica a esta historia real que es tan excéntrica y británica. 

En la realidad, los Fisherman's Friends fueron descubiertos en 2009 por el presentador de BBC Radio Johnnie Walker, apareciendo posteriormente en los medios del país con asiduidad y actuando en festivales como Glastonbury. En sus primeros momentos, esta adaptación tiene el calor de la obra reciente de Ken Loach, como The Angels’ Share [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Ken Loach
ficha del filme
]
y Buscando a Eric [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Cannes 2009
Ken Loach

entrevista: Steve Evets - actor
ficha del filme
]
(Dave Johns, de Yo, Daniel Blake [+lee también:
crítica
tráiler
ficha del filme
]
, tiene un papel secundario como uno de los Friends). Uno se pregunta durante toda la película en qué se podría convertir esta historia ligera si se hiciera una versión más trabajada e inteligente.

Fishermans Friends es una producción de las compañías británicas Fred Films y Powderkeg Pictures, con el respaldo de la estadounidense BondIt Media Capital. Legacy Rights se ocupa de las ventas internacionales.

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.