email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

TRIBECA 2019

Crítica: Roads

por 

- La nueva película de Sebastian Schipper, director de Victoria, es una road movie de iniciación que incorpora la crisis de los refugiados

Crítica: Roads
Fionn Whitehead en Roads

El director alemán Sebastian Schipper irrumpió en el mundo del cine con el impresionante thriller Victoria, grabado en un único plano secuencia, que obtuvo el Oso de Plata en la Berlinale en 2015. Su nueva película, Roads, que acaba de estrenarse en la sección International Narrative Competition de Tribeca, es una road movie de iniciación que incorpora la crisis de los refugiados. 

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

El joven Brit Gyllen (Fionn Whitehead, de Dunkerque) roba la caravana de su padrastro después de una discusión familiar el día de su 18 cumpleaños durante unas vacaciones en Marruecos, y se une al joven refugiado congoleño William (Stéphane Bak, de The Mercy of the Jungle y Farewell to the Night). Ambos pretenden llegar a Francia: Gyllen para ver a su padre, Paul (Ben Chaplin), que vive allí con su nueva novia; y William para encontrar a su hermano, que escapó de Congo para irse a Calais. Pero William no tiene papeles y Gyllen no tiene carnet de conducir, por lo que entrar en España será complicado. Aquí es donde interviene un hippie alemán interpretado por Moritz Bleibtrau: su experiencia y actitud los llevan a cruzar la frontera y a meterse en problemas. El personaje de Bleibtrau intenta robar la caravana pero mediante un trabajo en equipo, los jóvenes consiguen recuperarla, junto con un alijo de hachís que el alemán escondió en el baño del vehículo (y que servirá para una escena obligatoria de fiesta en una playa española).

Mientras siguen su camino hacia Francia, William le pregunta a Gyllen si pueden llevar a un pequeño grupo de refugiados africanos, escena que transcurre con tranquilidad durante la noche. Cuando llegan a la casa de Paul, éste se preocupa por el estado de la caravana y por la imprudencia del chico. Gyllen provoca una nueva discusión familiar y se va furioso de la casa.

Aquí, Schipper y el coguionista Oliver Ziegenbalg añaden otra razón para unir a los chicos: William le cuenta a Gyllen cómo perdió a su hermano en un accidente de tráfico. Esto significa que llegarán a Calais juntos, en una motocicleta robada a Paul.

En Roads, los protagonistas recorren el trillado camino de ser dos personas aparentemente diferentes que consiguen crear un vínculo y enriquecerse el uno al otro. El mimado Brit descubre lo duro que es el mundo para los desfavorecidos, y el chico congoleño descubre que los privilegiados también son humanos y que, después de todo, Europa puede no ser el mejor lugar para él y para su hermano. Esta perspectiva eurocéntrica, junto con un final sensiblero, propio de un drama flojo de Hollywood, indica la falta de conocimiento del tema subyacente que pretendían añadir a la historia.

El talento y la energía de Whitehead y Bak consiguen que la película resulte atractiva, así como la variedad de localizaciones; pero en los demás aspectos cinematográficos es igual de inventiva que su título. Los segmentos más dinámicos se intercalan con imágenes poéticas de la carretera o de la naturaleza con una música excesiva, de la banda alemana The Notwist: piano sobre la atmósfera de una guitarra eléctrica invertida.

Schipper dirige la película de forma encorsetada y toca los temas correctos en una historia con una estructura convencional, por lo que pierde fuerza. Una película sobre dos jóvenes que desafían a la autoridad y toman decisiones en un mundo cambiante también debería arriesgarse un poco.

Roads es una coproducción entre las compañías alemanas Missing Link Films, Komplizen Film, ARD Degeto Film GMBH y Radical Media, y la francesa Kazak Productions, con la participación de StudioCanal, WDR Westdeutscher Rundfunk y ARTE France. La compañía HanWay Films, con sede en Reino Unido, gestiona las ventas internacionales.

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.