email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

CANNES 2019 Quincena de los Realizadores

Crítica: The Orphanage

por 

- CANNES 2019: Después de su aclamado primer largometraje, Wolf and Sheep, Shahrbanoo Sadat vuelve a explorar la historia reciente de Afganistán a través de los ojos de los niños

Crítica: The Orphanage

Son la expresión máxima de la humanidad y pueden llenar la pantalla como el que más: son los niños. En su primera película, Wolf and Sheep [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Shahrbanoo Sadat
ficha del filme
]
, la directora Shahrbanoo Sadat retrató una aldea de pastores de su Afganistán natal a través de los ojos de una niña, Sediqa, y un niño, Qodrat, ambos de 11 años. Entre los protagonistas, interpretados con gran empatía por los actores aficionados Sediqa Rasuli y Qodratollah Qadiri, nacía una amistad secreta en un mundo remoto con sus propios mitos, leyendas y tradiciones.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Rodado como un docudrama, Wolf and Sheep tuvo un éxito fulminante, conquistó el circuito independiente y obtuvo el galardón principal en la Quincena de los Realizadores de Cannes en 2016. Al menos en una ocasión se calificó a Sadat de “supertalentosa” sucesora de Abbas Kiarostami. 

Ahora vuelve a la misma sección de Cannes con The Orphanage [+lee también:
tráiler
entrevista: Shahrbanoo Sadat
ficha del filme
]
, una obra más encuadrada en la narrativa de ficción clásica que su predecesora. De nuevo, Sadat presenta al joven Qadiri como protagonista, aunque no queda claro si se trata del chico de la aldea de Wolf and Sheep. Transcurre el año 1989, durante los días del Afganistán prosoviético, aunque eso no parece afectar demasiado al quinceañero Qodrat, que duerme entre los restos de un coche desguazado y se dedica a la venta ambulante de llaveros y a la reventa de entradas de cine en Kabul. Sus principales preocupaciones, no necesariamente en ese orden, consisten en comer cada día y el cine de Bollywood. Para intentar escapar de la dura realidad es indispensable sumergirse en un mundo de fantasía repleto de fornidos héroes, hermosas damiselas, romance, música y brillantes colores. 

Sin embargo, la realidad no tarda en imponerse. Tras ser detenido por sus actividades ilegales, Qodrat termina en un centro de detención de menores llamado “el orfanato”. Dirigido por el régimen soviético, en él se aloja y educa a los jóvenes delincuentes, a la vez que se les empuja amablemente a convertirse en buenos camaradas. No cabe duda de que para Qodrat es un paso adelante: come con regularidad, hace nuevos amigos y tiene acceso a la educación.

Otros lo pasan peor, como Fayas, que termina en el escalón más bajo de la jerarquía establecida por Ehsan, un típico sinvergüenza que recurre a la violencia para dirigir “su” residencia. Todas las condiciones sociales están representadas: desde los tipos duros a los sumisos de distintos orígenes étnicos y religiosos. Las clases se mezclan y Qodrat se fija en una de las chicas, interpretada, cómo no, por Sediqa Rasuli, que puede, o no, ser la chica de la aldea. Es una escena tierna y delicada, sutilmente poética.

No se puede decir lo mismo de las secuencias fantásticas que de vez en cuando tienen lugar en la cabeza de Qodrat y que derivan hacia el kitsch bollywoodiense descarado. Esas escenas chocan de forma intencionada con el tono de realismo social imperante y a veces desgarrador. Un episodio delicioso donde los “huérfanos” vuelan a la Unión Soviética y visitan un campamento de pioneros consigue rodearse de una atmósfera de verdadera fantasía, aunque es, de hecho, bastante real.

The Orphanage se anuncia como la segunda parte de lo que será una pentalogía. La base de las cinco historias es “el diario no publicado de Anwar Hashimi”, un documento que un buen amigo, natural de una aldea de pastores, ha confiado a Sadat. En efecto, la idea de que Anwar Hashimi y Shahrbanoo Sadat sean los amigos de 11 años del principio está empezando a tener más sentido. La perspectiva de que Sediqa y Qodrat vuelvan a ocupar la pantalla de la directora parece no solo posible, sino deseable. Y mucho, por cierto. 

The Orphanage es una producción danesa, alemana, luxemburguesa, francesa y afgana de Adomeit Film con la participación de Adomeit Film UG, La Fabrica Nocturna Cinéma, Samsa Film y Wolf Pictures. La francesa Luxbox se encarga de su distribución en todo el mundo.

(Traducción del inglés por Eva González)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.