email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

CANNES 2019 Quincena de los Realizadores

Crítica: Une fille facile

por 

- CANNES 2019 : Rebecca Zlotowski ha creado un cuento amoral, ligero y lleno de sol que desmonta los clichés en torno a las relaciones sexuales, culturales y monetarias de poder

Crítica: Une fille facile
Mina Farid y Zahia Dehar en Une fille facile

“El amor no me interesa, me gustan las sensaciones, la aventura”. Yendo a contracorriente de un conjunto de clichés bien anclados en el imaginario colectivo, relacionados en particular con las relaciones de dominación sociales, económicas y sexuales, la cineasta francesa Rebecca Zlotwoski firma un pequeño relato amoral y moderno, en la línea de La coleccionista, de Éric Rohmer (1969), que abordaba la revolución sexual de su época a través de la mirada de una joven. De hecho, también encontramos un coleccionista en Une fille facile [+lee también:
tráiler
entrevista: Rebecca Zlotowski
ficha del filme
]
 (presentada en la 51ª Quincena de los Realizadores del 72º Festival de Cannes), un especulador brasileño de obras de arte que vive una vida de lujo, un amante tranquilo de la carne fresca femenina que se declara anarquista porque “es más fácil despreciar el dinero cuando uno lo tiene que cuando no lo tiene”. Y la figura tutelar de Rohmer planea igualmente sobre la atmósfera de ligereza de esta cinta de balneario rodada en Cannes que es Une fille facile, una obra delicada, jazzy y llena de sol que encadena pequeños episodios mientras pasan los días de vacaciones del dúo de mujeres jóvenes que impulsan una trama cristalina: de la playa a la discoteca, pasando por el piso familiar para dormir, al ritmo de la rutina estival y los encuentros azarosos que crean nuevas posibilidades…

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)
LIM Internal

Naïma (Mina Farid) acaba de cumplir 16 años y vive con su madre, que es limpiadora en un hotel de muy alta gama, a diferencia de su apartamento, cuyo balcón da a una vía del tren. Amiga inseparable de Dodo (Lakdgar Dridi), su simpático amigo gay, que prepara una audición teatral, la estudiante está oficialmente de vacaciones este mes de junio y encantada de llegar a casa de su prima Sofia (Zahia Dehar), que tiene 22 años y vive en París. Esta última, con su tatuaje de Carpe Diem y su cuerpo exuberante y lascivo que expone muy dispuesta a las miradas (y otras cosas) ajenas, regala a una asombrada Naïma un auténtico bolso Chanel por su cumpleaños y la lleva a su mundo de privilegiados con yate, de cenas lujosas y cuentas personales en tiendas de lujo. Invitadas por Andrés (Nuno Lopes) y Philippe (Benoît Magimel) al Winning Steak, las dos jóvenes cruzan el umbral de la barrera de clases, y Naïma se ve cada vez más tentada de imitar a su prima mayor, para quien la consumación sexual no es un asunto de estado de alma, sino solo de placer, sin ninguna inhibición con respecto a la atención interesada que le dedican los hombres mayores. Todo ello abre los ojos de Naïma sobre qué son en realidad la libertad y el poder, más allá del dinero, y sobre la diferencia entre principios y valores.

Al elegir para encarnar a su chica fácil a Zahia Dehar, antigua escort que se vio envuelta en 2010 en un escándalo que implicó a célebres futbolistas profesionales y que luego se dedicó al mundo de la moda, Rebecca Zlotowski da la vuelta, como a un guante, al cliché de la bomba sexual estúpidamente arribista, demostrando que el poder y la cultura no siempre están allí donde se les espera, en los círculos de los acaudalados. Sofia encarna una fuerza inesperada y relativamente opaca (un tema predilecto de la realizadora) que inspira (bajo el modo de la observación) la trayectoria iniciática de la joven Naïma simultáneamente hacia la liberación de sus prejuicios, una comprensión más aguda del mundo y sus reflejos ilusorios y una redefinición de su identidad. Son un puñado de temas filosóficos (como diría Sócrates, ¿quién es verdaderamente el esclavo?) que la cinta borda en un registro etéreo, pues en verano, “nos doramos al sol que nos acaricia, y holgazaneamos, sin pensar en el mañana”.

Producida por Les Films Velvet y coproducida por France 3 CinémaUne fille facile es vendida internacionalmente por Wild Bunch.

(Traducción del francés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.