email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

CANNES 2019 Un Certain Regard

Crítica: Liberté

por 

- CANNES 2019: Albert Serra nos hace asistir a las errancias nocturnas de un grupo de libertinos hedonistas, en un lugar rodeado por un bosque que se hace eco de sus propios deseos

Crítica: Liberté

Si el cine absolutamente singular de Albert Serra es inmediatamente reconocible, es porque posee una total coherencia, y como tal, divide al público de una manera muy clara entre los que lo rechazan frontalmente y los que aceptan unirse al pacto extraño que propone. Esta propuesta ha sido pocas veces tan exigente como en Liberté [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, proyectada en el Festival de Cannes en la sección Un Certain Regard, aunque no sea exactamente por las razones habituales. Más allá de su ritmo y su duración, aquí nos colocamos más allá de un cine cerebral que exige ser entendido: en realidad se trata de unirse a la “causa”, como los libertinos hedonistas (entre cuyas caras reconocemos en la sombra la de Helmut Berger) a los que expulsan de la corte de Luis XVI, que se abandonan sin frenos, hábilmente diseminados en un oscuro bosque aislado del resto del mundo, a los excesos de sus demonios. Se exige un libre consentimiento, como lo deja claro el título, pero debe ser total, al igual que con la aceptación del enfoque del director catalán, al cual uno debe también abandonarse sin frenos.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Nos encontramos pues en Liberté los elementos de predilección del cineasta: las pelucas empolvadas; el lenguaje literario (más del estilo de Sade que de Cervantes, aunque este paseo por el bosque haga gala numerosos aspectos picarescos); la espera de una cierta metamorfosis de los cuerpos ardientemente envilecidos (que componen una especie de bestiario medieval) de los que nos parece casi oler las fétidas exhalaciones, y que crean, junto con los gritos y los susurros de los hombres, las mujeres y los animales, y los murmullos y crujidos del follaje de los árboles en la noche, un universo sensorial potencialmente abrasador, entre el arrebato extático y la degradación. Al final, sobre todo, este se muestra como el motivo principal de la puesta en escena de la película, que goza de una vertiente casi ceremonial, y que coloca los trabajos de Serra tan cerca de la instalación artística, algo bien subrayado por las caras yesosas de las máscaras de los aristócratas, y se inscribe directamente en la línea de la agonía que Serra trazaba minuciosamente en sus dos películas precedentes: La muerte de Luis XIV [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Albert Serra
ficha del filme
]
con Jean-Pierre Léaud (proyectada fuera de competición en Cannes 2016) y Roi Soleil [+lee también:
crítica
tráiler
ficha del filme
]
con Lluís Serrat (habitual colaborador del director, al que también vemos en esta película). 

De hecho, Liberté empieza casi en el punto en donde terminan estas dos películas “gemelas”. Durante el prólogo, en un atardecer, una voz perversa que recuerda a las de las narradoras de Saló, o los 120 días de Sodoma describe en detalle la muerte ficticia, descuartizado, de Louis XV. Aunque esta narración se efectúa a posteriori, el resto de la película rezuma deseos violentos de los participantes por anticipar y planificar el momento, mientras que se miran de arriba abajo entre ellos, eyaculan miradas viscosas que se extienden hacia todos los rincones, o al revés, se humedecen ellos mismos, con un despotismo en la sumisión que se equipara en realidad con el que rige esta ridícula república de aristócratas europeos decadentes. Además, se retrasa la satisfacción, usando la duración del conjunto, que parece producirse en tiempo real, ya que Serra fuerza al espectador a asistir a la historia como en acecho, a no ser integrado (pero serlo a pesar de ello) en las expectativas de estos libertinos. Ya que, como se nos anuncia al principio, no se trata aquí de “desviar la mirada” del impulso de deseo de estos personajes, si no de aceptar jugar el juego que propone este gesto cinematográfico tan particular. 

Liberté ha sido producida por Idéale Audience (Francia) en coproducción con Andergraun Films (España), Rosa Filmes (Portugal) y Lupa Film (Alemania). De las ventas internacionales de la película se ocupa Films Boutique.

(Traducción del francés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.