email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

CANNES 2019 Semana de la Crítica

Crítica: Abou Leila

por 

- CANNES 2019: El estiloso primer largometraje de Amin Sidi-Boumédiène pinta un retrato del estrés mental después de un trauma

Crítica: Abou Leila
Slimane Benouari y Lyes Salem en Abou Leila

Cuando una ópera prima es comparada con la Edad de Oro de Hollywood, tiene elementos de David Lynch y recuerda a Zabriskie Point, de Michelangelo Antonioni, es porque lo está haciendo muy bien. Proyectada en la Semana de la Crítica del Festival de Cannes, Abou Leila [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, el drama tenso de Amin Sidi-Boumédiène, empieza con un subtítulo que nos dice que estamos en Argelia en 1994, durante la conocida como “Década Negra”, cuando el país estaba sumido en la devastadora Guerra Civil Argelina. El conflicto tuvo lugar entre 1991 y 1999, y murieron más de 150.000 personas. Sería un error pensar que la película es una crónica de los años de guerra puesto que el punto fuerte de esta sorprendente obra radica en que desde el principio, no se habla de Argelia. Esto ocurre porque Amin Sidi-Boumédiène no se preocupa por la guerra, y prefiere un drama psicológico sobre los efectos de la violencia en la sociedad. Es impactante.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Se trata de una road movie sobre el miedo, el trauma y la violencia. El tono queda establecido desde los primeros minutos, cuando presenciamos un tiroteo en la calle entre un grupo de hombres armados y la policía. Es una escena aparentemente abstracta, ya que se da poca información sobre lo que ocurre y por qué: simplemente ocurre. Sidi-Boumédiène dosifica la información a lo largo de toda la película, ya que no es importante: es una película sobre un estado psicológico. Por definición, la atmósfera adquiere mayor importancia, en parte gracias a la espectacular cinematografía de Kanamé Onoyama y a una banda sonora escalofriante.

Dos amigos de la infancia, S. (Slimane Benouari) y Lotfi (Lyes Salem), viajan por el desierto del Sahara en busca de un terrorista, el Abou Leila del título. Su coche se vuelve pequeño en la inmensidad del desierto y parecen dirigirse a ninguna parte. Esa sensación es reforzada por el estado mental de S., que tiene pesadillas de su infancia. Lofti intenta ser un amigo bueno y comprensivo, que lo protege, lo acompaña e intenta ayudarlo en una situación difícil.

Poco a poco se hace evidente que vemos el mundo a través de los ojos de nuestros protagonistas; y es un mundo donde la realidad y la imaginación surrealista van de la mano desde que fueron soldados juntos. Además, su capacidad de imaginar animales muertos y escenas sangrientas siempre viene bien para mostrar horror. Hay recordatorios constantes del estado de guerra, como un momento de violencia con la puerta de un coche que es brutal, fortuito y desgarrador.

Los dos actores principales hacen interpretaciones impactantes. Tienen escenas muy difíciles de interpretar, y evocan con éxito la idea de ser amigos desde hace mucho tiempo y de estar sometidos a un alto nivel de estrés. La historia se desarrolla lentamente durante más de 140 minutos, pero Sidi-Boumédiène nos pone en un estado de trance que haría las delicias de Andrei Tarkovsky. Como en Blue Velvet, de Lynch, Sidi-Boumédiène usa imágenes raras y místicas para discutir la mortalidad. Hay muchas ideas en esta película, pero no todas funcionan, sobre todo la voz en off del final, que está en tercera persona y que parece una exposición. Pero los amantes de su cine tenso y experimental encontrarán muchos aspectos que admirar en este impresionante trabajo.

Abou Leila, presentada por Thala Films (Argelia) e In Vivo Films (Francia), ha sido producida por Yacine Bouaziz, Faycal Hammoum, Claire Charles-Gervais y Louise Bellicaud, en coproducción Centre for Cinema Development de Argelia, y en asociación con KNM Production (Francia). Films Boutique gestiona las ventas internacionales.

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.