email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

CANNES 2019 Competición

Crítica: It Must Be Heaven

por 

- CANNES 2019: Elia Suleiman compite por la Palma de Oro con una hilarante y absurda interpretación de lo que significa ser palestino

Crítica: It Must Be Heaven
Elia Suleiman en It Must Be Heaven

Elia Suleiman es un claro favorito en el Festival de Cannes. It Must Be Heaven [+lee también:
tráiler
entrevista: Elia Suleiman
ficha del filme
]
es el cuarto largometraje que presenta en el Sur de Francia, y el tercero en competición. Algunas cosas nunca cambian: Suleiman vuelve a interpretar a una versión apocada de sí mismo (algo irónico para cualquiera que conozca la elocuencia del director), que asiste confundido a la realidad caótica que lo rodea. Sus películas suelen contener toques de Jacques Tati en el tono y en el estilo; y este nuevo trabajo, con una puesta escena semejante a un cuadro, tiene elementos de Roy Andersson.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

It Must Be Heaven es su película más divertida y más accesible hasta la fecha, en gran parte porque el director sale de su Palestina natal después del primer acto y desplaza la acción a París y Nueva York. Pero Suleiman no trata directamente el conflicto Israel-Palestina, sino que prefiere plantearse algunas preguntas pertinentes: ¿Qué significa ser palestino? ¿A los demás les va mejor?

La película empieza en los alrededores de Nazaret. Vestido con un sombrero de marca y una gabardina, Suleiman bebe vino mientras ve cómo una persona roba limones del árbol de su vecino mientras afirma que puede hacerlo porque le ha dado permiso: “No estoy robando”. Sin embargo, cada día se aprovecha más, y empieza a talar los árboles y a cultivar la tierra, por lo que uno llega a preguntarse si es en realidad el dueño. Es una situación divertida de por sí pero también sienta las bases de una película plagada de bromas con doble sentido. El director sabe que ya ha estado en esta situación, por lo que en lugar de enfrentar la amenaza directamente, hace lo que muchos palestinos han hecho: irse del país. Como director, tiene el privilegio de ir y volver, y no tener que exiliarse.

Cuando llega a París, se sienta en un café y presencia la belle vie. Modelos atractivas caminan por la calle y la ciudad parece una postal hecha por una marca de moda. Pero esa sensación cambia a medida que Suleiman pasa más tiempo en la capital francesa. Las calles están siniestramente vacías por la mañana, y lo único que ve son trabajadores de la limpieza negros, burocracia policial y presencia militar. Cuando habla sobre su película con un productor francés, éste le comenta que no es lo suficientemente palestina.

Decide irse a Nueva York, donde ni siquiera consigue superar la presión de una productora para lanzar su película. A donde quiera que mire, ve personas armadas, una situación tan mala como la que dejó en Palestina. Suleiman apunta a Trump y al imperialismo estadounidense con armas en los coches o colgadas de los hombros.

Las absurdeces y los gags visuales de It Must Be Heaven son los mejores de la trayectoria de Suleiman, que hacen de ésta su mejor y más divertida película con diferencia.

It Must Be Heaven ha sido producida por Rectangle Productions y Nazira Films (Francia), Pallas Film (Alemania), Possibles Media (Canada) y ZeynoFilm (Turquía), en asociación con Doha Film Institute, Wild Bunch, Le Pacte, Schortcut Films, Maison 4:3, el Arab Fund for Arts and Culture y KNM. Wild Bunch gestiona los derechos internacionales.

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.