email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

CANNES 2019 Quincena de los Realizadores

Crítica: Ghost Tropic

por 

- CANNES 2019: El viaje, y no el destino, es lo que importa en el apacible y poético descubrimiento de la esperanza y la felicidad de Bas Devos

Crítica: Ghost Tropic
Saadia Bentaïeb en Ghost Tropic

La visión de Bruselas como un “agujero infernal” por parte de Trump es una con la que claramente no está de acuerdo el director belga Bas Devos, como deja de manifiesto en su cinta, apropiadamente titulada Hellhole [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Bas Devos
ficha del filme
]
, una mirada sombríamente poética a las consecuencias de los atentados terroristas de 2016 para la ciudad y sus agitados habitantes.

Pero Devos tiene algo más que decir sobre el tema. Ahora vuelve, solo tres meses después de la presentación de Hellhole en la Berlinale 2019, con otra entrega, Ghost Tropic [+lee también:
tráiler
entrevista: Bas Devos
ficha del filme
]
, que se proyecta en la Quincena de los Realizadores de Cannes. El miedo ha dado un paso atrás, dejando espacio a la esperanza y la luz. Pero sin duda, la poesía permanece (por ejemplo, a través del título enigmático y posiblemente extraño).

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Incluso hay carcajadas, unas de las más sonoras oídas en pantalla en mucho tiempo, cuando Devos presenta a la protagonista del film, interpretada con brillantez por la actriz teatral francesa Saadia Bentaïeb, en su primer rol ante las cámaras. Khadija, una limpiadora de origen magrebí de cincuenta y muchos años, disfruta junto a sus compañeros de una pausa para el café/té, contando historias. Alguien dice algo gracioso, y la alegría se comparte calurosamente en esta comunidad de gente de diferentes orígenes étnicos, en el marco de esta metrópolis de tamaño mediano de Europa Continental que parece estar a un millón de kilómetros de distancia de un agujero infernal.

La historia principal de Ghost Tropic compieza cuando el turno nocturno de Khadija termina y se dirige al metro para volver a casa. Se queda dormida y se despierta en la última estación, lo bastante lejos de su casa como para hablar de “la otra punta de la ciudad”. Como este era el último tren, no le queda más remedio que empezar a caminar, hacia lo desconocido, hacia el interior de la noche.

Sin destripar lo más mínimo esta maravillosa revelación de Cannes 2019: sí, Khadija acaba llegando a casa, y llega ilesa. Aquí, lo que cuenta es el viaje, y no el destino. En su recorrido por una ciudad fría e invernal, se encuentra con una diversidad de personas de diferentes estratos y etnias, y con diferentes pasados; todas ellas resultan ser humanas, en el mejor de los sentidos.

Un guardia de seguridad deja que Khadija entre en un centro comercial cerrado para sacar dinero para un taxi en un cajero (lo tiene fondos suficientes), un joven dependiente de tienda se ofrece a acercarla en coche, un hombre rico en un barrio acomodado le ofrece trabajo (una escena con muchos niveles de lectura) y un vagabundo sin techo la lleva a posponer la solución a sus propios apuros para ofrecer ayuda. Khadija también se encuentra con un miembro de su familia, pero decide no revelar su presencia. Y esa es la historia al completo: los encuentros, la apertura, la ausencia de miedo, la esperanza por el futuro, todo ello visto a través de los ojos de una limpiadora apacible con mucha integridad y un poeta/cineasta; ambos ven felicidad donde otros ven el infierno. Es el mejor cine manso, y se merece plenamente heredar las pantallas.

Ghost Tropic es una producción belga de Quetzalcoatl, 10.80 Films y Minds Meet. Sus ventas internacionales están a cargo de Rediance.

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.