email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

CANNES 2019 Quincena de los Realizadores

Crítica: Wounds

por 

- CANNES 2019: La impactante cinta de body horror de Babak Anvari usa elementos de David Cronenberg para demostrar que los mayores demonios se encuentran en nuestro interior

Crítica: Wounds
Dakota Johnson y Armie Hammer en Wounds

En Wounds [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, de Babak Anvari, hay cucarachas por todas partes. La película constituyó una elección controvertida en la Quincena de los Realizadores de Cannes al haber sido adquirida por Netflix, y se convirtió en la única película del festival comprada por la plataforma sin haberse estrenado previamente en el cine. Es un body horror ambientado en Nueva Orleans, basado en la perturbadora novela corta de Nathan Ballingrud The Visible Truth y protagonizado por Armie Hammer y Dakota Johnson como Will y Carrie, una pareja cuya relación está en crisis. Will trabaja en la barra del bar Rosie’s, donde trata con clientes que parecen compartir la visión de Begbie de Trainspotting de que una noche de copas no está completa sin pegarle a alguien en la cara o destrozar el lugar. Los sonidos inquietantes y la naturaleza tensa de los clientes dejan claro que se trata de un mundo distópico, aunque la amenaza no sea tan obvia.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Wounds es una película donde lo más importante son los símbolos y el argumento casi inexistente, y donde el antagonista sorprende al espectador como el gato al ratón. El símbolo más claro es que las heridas son un portal a otro mundo, un mundo interno donde los demonios del interior salen a cazarnos. A medida que conocemos a Will, sus debilidades se hacen aparentes. Aunque tiene novia, se ha encaprichado de una de sus clientas habituales, Alicia (Zazie Beetz). Pero según la visión de Anvari, el peligro no viene de las amenazas que nos rodean, sino de los secretos que guardamos en nuestros smartphones. Cuatro estudiantes entran en el bar, y después de un enfrentamiento, dejan un teléfono tirado en el suelo. Lo que Will ve en el teléfono, desde mensajes de texto llenos de pánico a vídeos extraños, convierten su vida en una espiral. El homenaje a David Cronenberg en el estilo y en el diseño de la película es tan evidente que casi sorprende que no sea el maestro canadiense del body horror quien envíe los mensajes.

Anvari tendría que haberse esforzado tanto en la narrativa como se ha esforzado en el diseño de producción, donde mezcla CGI y efectos de cámara. Es una película desordenada porque no queda claro su argumento durante la mayor parte del tiempo. Ocurren muchas cosas: mensajes de texto, deterioro de la relación con Carrie debido a la búsqueda insistente de Alicia, alcoholismo, heridas que aparecen en la cara, cucarachas y smartphones como fuente de descontento; pero estas ideas no van a ninguna parte porque Anvari está más interesado en deconstruir a Will, que no es el tipo simpático que conocemos al principio. Además, el problema de este acercamiento es que Anvari se aventura en el terreno sin crear empatía hacia Will o su caída. Es un intento valiente por parte del director de hacer una película más grande y más impactante que su aclamado debut en lengua persa, Under the Shadow [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, y siendo justos, tiene un final fantástico pero es incapaz de atar todos los cabos sueltos.

Wounds, presentada por Annapurna Pictures (USA), ha sido producida por Two & Two Pictures y AZA Films (USA).

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy