email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

TRANSILVANIA 2019

Crítica: The Humorist

por 

- El primer largometraje de Michael Idov, ambientado en la Unión Soviética en 1984, sigue a un showman atormentado por la falta de libertad artística

Crítica: The Humorist
Aleksey Agranovich en The Humorist

The Humorist [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, uno de los 12 títulos que compiten por el premio principal en el Festival Internacional de Cine de Transilvania de este año (del 31 de mayo al 9 de junio), es el debut como director de Michael Idov (uno de los guionistas de Leto [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Ilya Stewart
ficha del filme
]
de Kirill Serebrennikov) y de todo menos una comedia. Situada entre agosto y septiembre de 1984, la película presenta una semana en la vida de Boris Arkadiev un famoso comediante y escritor fallido de origen judeocristiano. No obstante, tal y como indica el título, Arkadiev es más que humorista que comediante, ya que principalmente sale adelante al complacer y ceder a los deseos de importantes figuras del KGB, satisfaciendo sus exigencias sin importar cuán humillantes sean. Es incluso más frustrante que los chistes que cuenta delante de la audiencia parecen guardar poca relación con aquellos que desearía contar.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

“El KGB son sus mayores fans; Boris actúa en la sauna de algún general cada semana”, revela con malicia Simon, un amigo del protagonista, a un grupo de amigos en común en una cena, llevado por la arrogancia de Arkadiez y quizás molesto por su condición de celebridad. Es sin duda un personaje intrigante, atormentado no solo por las restricciones del régimen a su libertad creativa, sino también por el desprecio sentencioso ajeno y sus propias inseguridades. Arkadiev abandona la cena en compañía de Simon, una pelirroja más joven que, al oír el “vamos” que le dirige el showman frente a todos, obedece sin decir una palabra.

Con un guion escrito a mano por Idov junto a su mujer, Lili Idova (la tercera guionista de Leto de Serebrennikov), el film se toma su tiempo para revelar los conflictos y motivaciones del protagonista, y es solo tras un retraso bien empleado cuando vemos a Boris Arkadiev llegar a casa y reunirse con su familia: una mujer, una hija de seis años y un hijo adolescente que resulta ser uno de los críticos más duros. Como si tratase de acercar a los espectadores al estado de confusión en el que el protagonista está inmerso, The Humorist también despista a la audiencia en ocasiones y entorpece la comprensión inmediata de lo que está pasando. A veces, este efecto se consigue mediante la elipsis. Así, cuando los oficiales del KGB aparecen golpeando la puerta de Arkadiev de madrugada (y es imposible saber si el personaje en sí sabe el motivo de ello), esto nos lleva a preguntarnos si, en un espectáculo anterior de esa tarde, el humorista realmente declinó la idea de exhibir un nuevo número todavía pendiente de aprobación.

No obstante, cuando la razón se revela al fin, puede resultar inesperada. ¿Quién habría pensado que el viaje misterioso resultante (marcado por una serie de elementos noir) tuviese algo que ver con astronautas y sus deseos? Las consecuencias del peligroso arrebato de Arkadiev cuando le piden que actúe de nuevo para los líderes del KGB en unas termas son sorprendentes, al menos hasta cierto punto.

Antes de los créditos finales, The Humorist retoma su escena de apertura al estilo prólogo, un fragmento de una película casera ficticia, cuyo papel puede entenderse ahora mejor. Además, puede proporcionar un resumen de todos los temas recogidos en el film. A pesar de estar situada en la URSS de los años 80, la historia de la ópera prima de Idov dirige la atención en última instancia a los obstáculos que los artistas tienen que sortear en la Rusia de hoy.

The Humorist es una producción de la rusa Metrafilms junto al equipo checo de Sirena Film y el letonio de Tasse Film. Sus ventas están en manos de m-appeal.

(Traducción del inglés por Mar Muñoz Lorente)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.