email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

PELÍCULAS / CRÍTICAS

Crítica: A mano disarmata

por 

- La película de Claudio Bonivento, protagonizada por Claudia Gerini, narra la lucha contra el crimen organizado en Ostia por parte de una periodista que ahora está bajo protección policial

Crítica: A mano disarmata
Claudia Gerini en A mano disarmata

En un paisaje mafioso que parece estar inspirado en la Tierra Media del Señor de los Anillos de Tolkien, la operación “Mondo di mezzo” reveló que Roma estaba en manos de “cuatro reyes (criminales)” que habían cometido sus crímenes con toda impunidad, gracias a la complicidad de la policía y de las autoridades. Guerra contra puntos de venta de droga ilícitos, ejecuciones, lucha contra el fraude mediante incendios a comercios, amaño de licitaciones, compra y venta de consejeros y conspiradores, lavado de dinero en las tiendas y restaurantes más elegantes de la ciudad… El alcance de estos métodos mafiosos, que se extiende desde la costa de Ostia hasta la capital, salió a la luz gracias a las investigaciones del fiscal Giuseppe Pignatone y de un grupo de policías especializados; aunque algunos periodistas habían empezado a investigar mucho antes. Entre estos reporteros se encuentra la valiente Federica Angeli, que dijo que Roma se estaba convirtiendo en la “Capital de la Mafia” en cientos de artículos publicados por el periódico italiano La Repubblica. A mano disarmata [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, dirigida por Claudio Bonivento, narra la lucha contra el crimen organizado iniciada por una columnista, en 2013, que fue puesta bajo custodia policial permanente desde que testificó contra ellos en un juicio.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)
LIM Internal

A mano disarmata, basada en el libro homónimo de la periodista y adaptada a la gran pantalla por Domitilla Shula Di Pietro, en colaboración con la propia Angeli, narra las complicadas etapas de un viaje marcado por el miedo y la desesperación, pero mitigado por la determinación y tenacidad de la protagonista y su búsqueda de la verdad. Claudia Gerini interpreta a la protagonista con convicción, captando los matices de la expresión de Angeli. “No puedo quedarme callada”, dice al descubrir que su ciudad está atrapada en el fraude y habiendo presenciado incidentes con intimidación. Cuando los criminales liderados por Calogero Costa (Mirko Frezza) empiezan a amenazarla, su instinto de esposa (de Francesco Venditti) —que nunca la deja sola— y madre de tres hijos y es huir y abandonar la lucha. “Estoy atónita. Todavía me cuesta entender en qué mundo me he metido”, le confiesa a su madre mientras analiza al polifácético enemigo al que se enfrenta; un enemigo que también utiliza armas más sutiles, como crear una comunidad artificial antimafia en Ostia: media docena de blogueros cuyo objetivo a largo plazo es difamar y desacreditar a Federica.

A mano disarmata termina con el juicio a los criminales, que empezó el 6 de junio de 2018, exactamente un año antes del estreno de la película. El acercamiento que adopta Bonivento, que cuenta con una larga experiencia como productor, no es especialmente memorable pero el contenido social de la película compensa sus defectos.

A mano disarmata, que ha obtenido el “Nastro della legalità” (Lazo de la Justicia) que otorga Sindicato Nacional Italiano de Periodistas Cinematográficos, ha sido producida por Laser Digital, en asociación con RAI Cinema. Eagle Pictures la distribuirá en 220 cines italianos.

(Traducción del italiano)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.