email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

ART FILM FEST 2019

Crítica: Batastories

por 

- El documental de Peter Kerekes sobre el imperio zapatero de Bata sintetiza hábilmente la historia de la empresa, pero falla al no criticar su relevancia sociocultural

Crítica: Batastories

En su último documental, Batastories [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, que se estrenó en la sección Slovak Season del Art Film Fest de Košice, el director eslovaco Peter Kerekes relata la historia de éxito de la compañía de zapatos Bata. De forma similar a las anteriores cintas de Kerekes 66 Seasons y Cooking History, que giran en torno a historias de una piscina eslovaca y cocinas móviles del mundo, respectivamente, Batastories entreteje varios hilos narrativos de alrededor del mundo y diferentes épocas, con los zapatos como protagonistas.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Comenzando con el aspecto biográfico de la historia, Kerekes cuenta la vida y carrera temprana del fundador de la fábrica, Tomáš Baťa, su hijo y heredero, Thomas J. Baťa, así como su medio hermano y sucesor, Jan Antonín Baťa. Los tres protagonistas vienen de una familia de zapateros checos que se remonta varias generaciones. Empleando antiguos vídeos e imágenes, el film narra cómo los Baťa emprenden la construcción de un imperio zapatero en la ciudad de Zlín, antes de convertirse en pioneros de la globalización y la producción en masa.

Una voz en off, que aporta complejidad al montaje de imágenes de archivo, nos revela pasajes del diario de Baťa, haciendo hincapié en sus ambiciones de no solo crear una marca global, sino también construir una infraestructura moderna en torno a las fábricas, cambiando el aspecto arquitectónico de las ciudades a las que su empresa se expandía, espoleado por su pasión por el funcionalismo. "No tenía elección; tenía que convertirme en alguien odiado", dice el diario, haciendo eco de su visión de un régimen estricto de gestión.

Dada la cantidad de tiempo que la película pasa desarrollando un retrato a varios niveles del propio fundador, su hermano y su hijo, en cambio, solo se abordan de forma rápida. Jan Antonín es principalmente un emprendedor con una larga lista de logros, mientras que Thomas J. no es más que un epílogo en el arco de la historia de la compañía, tal y como se nos presenta en la película.

Mientras que las entrevistas con los nietos de Tomáš Baťa y Jan Antonín aportan un elemento personal a las biografías, los testimonios de empleados actuales y antiguos de Bata introducen el segundo punto en que se centra el documental. Vemos las fábricas e infraestructuras que los Baťa construyeron por todo el mundo, así como el impacto que tienen sobre las estructuras demográficas y sociales hasta nuestros días. El film salta entre varias localizaciones en India, Kenia, Brasil, Francia y la República Checa, subrayando la similaridad entre ellas y maravillándose del legado Baťa.

Es al tratar de capturar los logros de los zapatos Bata en un contexto internacional cuando el documental se mete a veces en arenas movedizas. En lugar de centrarse con seriedad en el impacto que Bata tuvo sobre las comunidades, intenta trazar paralelismos entra la vida de un rico zapatero checo y trabajadores contemporáneos de regiones menos desarrolladas del mundo. "Sus zapatos me cambiaron la vida", declara un empleado apasionado, haciendo oscilar el péndulo de la narrativa hacia el territorio de la promoción, en lugar de mantener una distancia profesional. Esto se refleja también en los aspectos soslayados de, por ejemplo, la tala de árboles en la jungla brasileña para construir fábricas, o el hecho de que estamos ante una de las primeras empresas que adoptaron los aspectos más agresivos de la globalización.

Batastories es una lección de historia bien construida para aquellos que no conozcan la fascinante historia del imperio zapatero (antes checo, ahora, de titularidad canadiense). Al final, sin embargo, evita involucrarse en un cuestionamiento profundo del legado de la compañía para alabarla de forma incondicional.

Batastories es una colaboración eslovaca, checa y francesa. Fue producida por la compañía francesa Seppia y coproducida por Peter Kerekes Film, Negativ Film Productions, Czech Television y ARTE France Cinéma.

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.