email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

ART FILM FEST 2019

Crítica: Loli Paradička

por 

- El primer largometraje de Víťo y Richard Staviarsky pretende ser una tragicomedia sobre una relación llena de obstáculos que hace bromas basadas en la misoginia y el racismo

Crítica: Loli Paradička
Kamilka Mitrášová y Michal Iľkanin en Loli Paradička

¿Está preparada la sociedad eslovaca para el amor poco convencional entre una mujer gitana y un eslovaco discapacitado? El debut en el guión y en la dirección del dúo padre-hijo Víťo y Richard Staviarsky pretende responder a esa pregunta en Loli Paradička [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, estrenada en una sala abarrotada de la sección Slovak Season del Art Film Fest, celebrado en Košice. Sin embargo, la película no responde a esta pregunta, sino que plantea una nueva. En lugar de presentar una historia de amor complicada y triste pero divertida, recurre al chiste fácil y a la trama sensiblera, utilizando como recurso cómico a las mujeres y a las minorías étnicas.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

La cinta cuenta la historia de Milan (Michal Iľkanin), un hombre eslovaco con una sola pierna que vende productos en mercadillos y vive con su madre, y Veronika (Kamilka Mitrášová), una mujer gitana que huyó de su casa para evitar un matrimonio forzado. Se conocen en un mercadillo donde Veronika —al parecer, de forma natural— intenta robar unos pendientes del puesto de Milan. Pero él se apiada de ella, le compra comida, y no se separa de ella durante el resto de la película. Ahora bien, la película presenta el argumento de que ellos se enamoran en algún momento de la historia y el espectador debe tomarlo como algo dado, ya que no vemos momentos íntimos entre la pareja.

Se podría pensar que esto se debe a un guión flojo pero hay más elementos a tener en cuenta. La historia se basa en una realidad que complace a un público blanco que se ríe de bromas racistas y misóginas. Veronika es una mujer tonta y frívola cuyas únicas virtudes son verse guapa y seducir a Milan con una voz ronca de estrella del porno.

El único propósito de Milan es evitar su destino de soltero. Su discapacidad y sus condiciones de vida actuales hacen que tenga un estatus inferior al de un hombre heteronormativo, ya que no es lo suficientemente masculino para conseguir una “mujer real”. Es la respuesta que le da a su madre cuando ella le dice que debería buscarse una novia más apropiada. El espectador se queda pensando si Veronika es simplemente un premio de consolación o un objeto de amor verdadero. Milan interpreta en varias ocasiones el papel de salvador blanco y eso le permite recuperar su masculinidad.

Esto incluye darle trabajo. “¿No es mejor que robar?”, le pregunta, traicionando la perspectiva del guión de Staviarsky y su visión de que los gitanos siempre tienen opciones. Veronika se convierte en una mujer obediente, una actitud opuesta a la de su pueblo, retratado como sospechoso.

Pero los gitanos no son los únicos atacados. El amigo de Milan dice que después de presenciar que un hombre vietnamita era confundido con un chino, cree saber la diferencia: los chinos tienen la cara “más amarilla”. Estos agravios podrían funcionar si se utilizaran como ejemplo revelador de una ideología o sociedad, pero no en un contexto donde pueden interpretarse de forma directa. Pero para el dúo Staviarsky son un alivio cómico. Al fin y al cabo, la película no es un discurso sobre superar arquetipos y encontrar el amor, sino que abraza estereotipos anticuados.

Loli Paradička ha sido producida por Staviarsky y Radio and Television Slovakia (Eslovaquia). Forum Film gestiona las ventas internacionales.

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.