email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

KARLOVY VARY 2019 East of the West

Crítica: Nova Lituania

por 

- El primer largometraje del director lituano Karolis Kaupinis analiza lo personal y lo político desde una perspectiva contenida

Crítica: Nova Lituania
Aleksas Kazanavicius (derecha) y Vaidotas Martinaitis en Nova Lituania

Nova Lituania [+lee también:
tráiler
entrevista: Karolis Kaupinis
ficha del filme
]
analiza la Lituania de 1938, mientras dibuja algunos paralelismos incómodos con la política actual. La celebración de sus 20 años de independencia coincide con la tensión generada por la anexión de la capital, Vilna, por parte de Polonia, y la amenaza de Alemania de hacer lo mismo con la ciudad de Klaipeda. En su primer largometraje, proyectado en la sección East of the West de Karlovy Vary, Karolis Kaupinis muestra estos acontecimientos históricos a través de la mirada de Feliksas Gruodis, un geógrafo que quiere salvar su país.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Gruodis tiene una idea aparentemente absurda: crear una “Lituania segura” en la otra punta del mundo. De hecho, la sombra de una guerra inminente y la posibilidad real de que Lituania sea repartida entre sus vecinos hace reír a Groudis. La única persona que lo escucha es el ex primer ministro de Lituania, que empieza a interesarse por la idea de salvar al país. Pero a medida que la situación política empeora, se hace evidente que el matrimonio de Groudis se está desintegrando, al igual que su querido país. ¿El plan de Groudis puede salvar Lituania? ¿O es un intento de salvar su matrimonio? A medida que el clima político se deteriora, todos los implicados deben hacer frente a la realidad de la situación.

Kaupinis ha elaborado una historia cuidada en riguroso blanco y negro. Hay momentos en que la película parece una sátira sobre el tema, con algunas escenas que recuerdan a películas de propaganda. La incertidumbre en cuanto a la política mundial y la aceptación despreocupada de que todo “sale a la luz” recuerdan mucho a la situación mundial actual. Es un recuerdo desconcertante de que las decisiones que han causado algunas de las situaciones más terribles de la historia de la humanidad han surgido del compromiso y del miedo.

Pero la película también trata sobre la vanidad individual y sobre cómo el gran escenario de la política mundial puede verse sacudido por las rarezas humanas. Kaupinis y el cinematógrafo Simonas Glinskis hacen un gran uso del espacio para mostrar tanto a los que viven en vecindarios opulentos como a los que están más hacinados.

Aleksas Kazanavicius ofrece una buena interpretación del papel principal,  donde usa la energía contenida para dar vida a un hombre que oscila entre un visionario loco y un individuo incapaz de percibir las fracturas en sus relaciones personales.

Los que no tengan una buena base de historia europea de la década de 1930 podrán tener algunas dificultades para seguir la película, pero también encontrarán muchas coincidencias con el caso de Lituania. Kaupinis ya contaba con cierto reconocimiento por sus cortometrajes y Nova Lituania demuestra que esa confianza no es infundada. Esperemos que la película tenga un buen recorrido en los festivales y un buen resultado en los cines lituanos, después de su estreno en la competición East of the West.

Nova Lituania ha sido producida por M-Films (Lituania), mientras que Some Shorts, con sede en Holanda, gestiona las ventas.

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.