email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

KARLOVY VARY 2019 East of the West

Crítica: Zizotek

por 

- El segundo largometraje del griego Vardis Marinakis camina hacia la creación de un refugio sentimental al estudiar las relaciones entre personas previamente despojadas de amor

Crítica: Zizotek
August Lambrou-Negrepontis en Zizotek

El título de la segunda película del director griego Vardis Marinakis, Zizotek [+lee también:
tráiler
entrevista: Vardis Marinakis
ficha del filme
]
, no es el nombre de un personaje, ni de un lugar. “Zizotek” es, simplemente, una palabra clave utilizada por uno de los dos personajes principales en sus negocios de tráfico ilegal de refugiados. Es decir, un concepto utilizado para referirse a una relación entre personas inconexas a quienes la providencia coloca en el mismo lugar y en el mismo momento, a cierta protección entre desconocidos. Es aquí en donde existe la cinta que nos ocupa, presentada en la sección East of the West del 54ª Festival Internacional de Karlovy Vary, nada menos que nueve años después de que el cineasta se hubiera dado a conocer en este mismo certamen con su potente y lírica Black Field [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Vardis Marinakis
ficha del filme
]
.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Esa potencia y ese lirismo está hasta cierto punto presente en la historia narrada en Zizotek. Un luminoso niño de nueve años, Jason (August Lambrou-Negrepontis) vive con su madre (Penelope Tsilika), aparentemente depresiva, en una ciudad griega. Sin que queden muy claras las razones que la llevan a tomar esta decisión, un buen día, en una visita a una pintoresca fiesta folclórica en una zona rural cercana, la madre abandona a su hijo. Después de haberlo llevado a sacarse unas fotos de ambos para que el hijo guardase un recuerdo de ella, y de que en un momento catártico se arrodille delante de una imagen religiosa de la fiesta para encomendarse a ella, la madre vuelve a la ciudad, dejando al niño en plena naturaleza y quedándose pronto completamente solo.

En su vagar por el bosque, Jason se topa con una caravana, que descubre que pertenece a un ermitaño mudo (Dimitris Xanthopoulos) que se comunica a través de una libreta. Minas, que así se llama, lleva una vida oscura y no apta para un niño; con la ayuda de un policía corrupto, participa en operaciones de transporte de refugiados e inmigrantes ilegales. Sin embargo, e incluso después de volver por un corto periodo de tiempo a la ciudad para vivir con su abuela, el pequeño Jason pronto prefiere quedarse con Minas en vez de recuperar su vida anterior, tras el dolor que le ha generado el abandono de su madre, a quien más adelante en la película vemos trabajando en un burdel que visita Minas. Su nuevo refugio está en el mismo lugar en el que ha sido abandonado.

La película de Marinakis se sumerge así en estas nuevas relaciones entre personas previamente despojadas de amor. La madre de Minas, que vive en una residencia de ancianos que el hombre aún visita, le explica que “la felicidad es lo más fácil de conseguir”. Y esa sensación de calidez es la que sirve de brújula para los movimientos de los personajes, que aunque no acaban de estar retratados y narrados a la perfección, llevan al espectador por un camino que acaba por llegar a un agradable refugio sentimental. Sumido en la naturaleza (que quizá hubiera necesitado una presencia más potente que la retratada por la fotografía de Christina Moumouri), Marinakis vuelve a buscar la dimensión mística que conseguía en su anterior película, aunque esta vez quizá le quede un poco lejos, en la que explorar la ternura de las relaciones humanas, ya sea entre miembros de la familia, entre desconocidos o, incluso, como se ve en una potente y alegórica escena final, entre seres humanos y animales. Las ideas de Zizotek son loables, aunque quizá hubiesen necesitado algo más de trabajo en la historia que las desarrolla para llegar a marcar al espectador.

Zizotek es una producción de las griegas StudioBauhaus, 2/35 e Ixor VFX, y aún no dispone de agente de ventas.

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.